colombia
7:40 pm - 19 de Agosto de 2019

Alberto Júbiz Hazbún, el inocente al que acusaron de matar a Luis Carlos Galán

Estuvo cuatro años en la cárcel pese a pruebas que mostraban que él no tuvo nada que ver; murió esperando una indemnización que, aún hoy, su familia no recibe.

El 5 de mayo de 1993, Alberto Júbiz Hazbún, un reconocido barranquillero hijo de palestinos, fue recibido como héroe en el aeropuerto Ernesto Cortizos. Decenas de amigos solo querían abrazarlo y celebrar.

El 22 de agosto de 1989, 4 días después del asesinato de galán en Soacha, la Dijín capturó a Alberto Júbiz Hazbún en la oficina de un amigo con el que pensaba sembrar cultivos hidropónicos.

Esa noche fue presentado ante el país como la persona que le disparó a Galán junto con 4 hombres que él no conocía.

El DAS tenía sus ‘pruebas’. Un testigo aseguró que la noche antes del asesinato de Galán, Júbiz estuvo en la plaza de Soacha. Su abogado se tranquilizó porque más de una docena de personas podían declarar que esa noche vio a su Junior perder en El Campín.

En un reconocimiento, otro testigo dijo que el profesor era el asesino. Su hermano demostró que el día que mataron a Galán él estuvo en la oficina del exministro Carlos Obando Velazco tomado whiskey y que de 6 a 8:30 de la noche estuvo con 14 compañeros y 3 profesores terminando el curso de cultivos.

A pesar de las pruebas ‘el loco Júbiz’ fue encarcelado.

En su libro ‘Yo no mate a Galán’, Júbiz reveló que cuando iba a recuperar la libertad recibió una visita que lo dejó 4 años en prisión.

Era la del general Óscar Peláez Carmona, quien le dijo que nunca saldría de prisión.

Ante cualquier autoridad, el hombre sostuvo su inocencia.

Con la llegada del fiscal Gustavo de Greiff, el caso Galán fue revisado y un juez le dio la libertad condicional.

En mayo de 1993, fue declarado inocente.

El 26 de abril de 1998, en la finca de un amigo en Sabanalarga, justo cuando fue llamado a conciliar, Alberto Júbiz Hazbún murió de un infarto.

Allí comenzó otro calvario, la familia empezó a cabalgar la demanda por daños morales.

En el 2015, el Estado les pidió perdón por la injusticia y aberrante detención de Alberto. La Policía pago su parte, el 10 % de la sanción económica, pero la Fiscalía a la fecha sigue en deuda.

Por el asesinato de Galán solo hay cuatro condenas, pero aún se investiga la implicación de varios oficiales de la Policía, de políticos y del cartel de Cali.

Dos veces al año, los Júbiz y Hazbún le piden a la Fiscalía que le diga cuándo les van a pagar. La respuesta por escrito es tan inverosímil como la detención de Alberto.

En un oficio del 2018 la Fiscalía advierte que está pagando las condenas de 2011 y que con las de 2018 debe 5.489 procesos.

En otra respuesta agrega que no es posible señalar con exactitud ni precisión una fecha efectiva de pago ya que ello depende de que se llegue a los turnos asignados y de los recursos presupuestales que se han asignado.

 

Ver Comentarios

d