al pie de la letra
11:22 am - 3 de Diciembre de 2019

Aunque no lo crea, discriminar a alguien por su condición o pensamiento lo puede llevar a la cárcel

Le contamos cuándo se incurre en discriminación, cuáles son las penas y ante quién puede denunciar.

¿Qué es la discriminación?

“Es un acto, es no solamente una acción sino también una omisión, en donde se ejerce un trato diferenciado hacia una persona, y ese trato diferenciado se da en razón de unas características específicas”, explica Luz Ángel Gómez, docente de Derechos Humanos y Género en la Universidad Libre.

Una persona podría ser discriminada por su raza, sexo, género, preferencias sexuales, condición de discapacidad, origen social o por ser inmigrante. También por sus condiciones religiosas o políticas, o por su apariencia física.

La discriminación se puede presentar de varias formas o de diferentes grados. Una simple opinión personal sería la menos problemática. Pero otra cosa es cuando los comentarios buscan burlarse o hacerle daño a alguien por su condición.

“Cuando yo genero ya una arbitrariedad al otro y empiezo a acosarlo todo el tiempo, utilizando expresiones peyorativas en las redes, públicamente, cuando lo expongo a un daño, en ese momento ya estoy ejerciendo un delito”, recalca Gómez.

En otros casos, la discriminación es más abierta y puede incluir acciones tendientes a apartar socialmente a esas personas.

“Puede haber exclusiones de un grupo o cuando, por ejemplo, no dirijo la palabra o simplemente ignoro a alguien en el aspecto laboral; cuando no lo tengo en cuenta en determinadas situaciones en las que otras personas están en la misma situación”, dice la docente.

La discriminación es un delito que, en las normas colombianas, está tipificado.

“Es un delito que trae una condena de 12 a 36 meses de prisión”, puntualiza la experta.

Además, hay circunstancias que agravan ese delito.

“Por ejemplo, si es ejercida por un funcionario público, ese es un agravante para la pena. Si es ejercida sobre una comunidad considerada de especial protección, como son las personas en condición de discapacidad, las mujeres y las niñas, como las comunidades étnicas”, señala Gómez.

En muchas ocasiones, los procesos penales por discriminación incluyen formas de reparación a las víctimas.

“Se repare el daño patrimonial, asistencia psicológica, gastos, daños”, concluye la profesora de la Universidad Libre.

Lo ideal es que en las empresas o instituciones haya comités que detecten, prevengan y sancionen la discriminación.

Y a nivel general, hay entidades donde se puede denunciar la discriminación abierta, como son la Fiscalía, la Procuraduría, la Defensoría, el ICBF o las comisarías.

 

Más contenidos sobre: 
Ver Comentarios

d