actualidad
3:06 pm - 31 de Octubre de 2019

La Universidad Católica de Colombia recibe acreditación de alta calidad

Por: 
Contenido patrocinado

Gracias a esta certificación, otorgada por el Ministerio de Educación Nacional, ahora se ubica entre las mejores universidades del país. ¿Cómo beneficia a los estudiantes?

A punto de cumplir sus bodas de oro, la Universidad Católica de Colombia le entrega una gran noticia a la comunidad educativa.

“La universidad recibió el pasado 6 de septiembre su acreditación institucional de alta calidad, otorgada por el Ministerio de Educación Nacional, lo cual es un gran éxito”, explica el rector de la Universidad Católica de Colombia, Francisco José Gómez Ortiz.

Y es un gran éxito porque el Estado colombiano ha reconocido, después de un proceso de siete años, la altísima calidad de la educación que se brinda en las aulas de esta alma máter.

“De las 330 instituciones de educación superior del país, estamos dentro de las 59 instituciones que han recibido esta acreditación institucional. Es decir, estamos dentro del 20 por ciento de instituciones del país que tienen estas normas de alta calidad”, agrega el académico. 

Pero ¿qué parámetros tuvo en cuenta el gobierno para incluir a la Católica de Colombia en el exigente grupo de universidades certificadas como de alta calidad?  

“Las calidades de sus profesores, las instalaciones convenientes -laboratorios, bibliotecas, edificios, salones-, las condiciones de internacionalización, los currículos de sus programas, la calidad de cada uno de ellos, eso es lo que certifica una acreditación”, recalca Gómez Ortiz.

LOS BENEFICIOS DE LA CERTIFICACIÓN DE ALTA CALIDAD

Los estudiantes serán, sin duda, los grandes beneficiados con la certificación de alta calidad. Su diploma tendrá, de ahora en adelante, un peso mayor.

“Lo que le garantiza al estudiante es que los procesos académicos, que los procesos de formación, son serios. Para los egresados y para la comunidad académica en general es un orgullo y también es un prestigio. Sus títulos tienen un alto valor, no solamente en el país, que es importante, sino a nivel global”, dice el directivo.

Este es un reconocimiento más que merecido para una universidad que, desde siempre y con gran esmero, ha procurado formar no solo grandes profesionales, sino seres humanos íntegros.

“Para nosotros lo importante es la persona, la formación de cada ser humano. Tenemos es que, no solamente formar gente profesionalmente competente, sino que sean buenas personas, que tengan unos principios éticos y morales que les permita funcionar en el mundo actual”, asegura Gómez Ortiz.

Y es que este mundo requiere, hoy más que nunca, egresados como los de la Universidad Católica de Colombia: profesionales con grandes capacidades intelectuales y fuertes valores humanos.

“Es un estudiante que tiene un gran compromiso social, es un estudiante del cual se puede confiar, que no le tiene miedo al trabajo. Nosotros como universidad le planteamos al país que podemos sacar gente que trabaje por una mejor sociedad, que trabaje por no ser egoísta, que pueda trabajar en equipo, que pueda compartir”, subraya el rector.

Lo anterior no es ‘carreta’, como dirían algunos. Ese factor humano, ese compromiso social de los estudiantes, los profesores y las directivas de la Universidad Católica de Colombia, se ve reflejado en hechos puntuales.

“Tenemos un consultorio jurídico que tiene más de 20 satélites en toda Bogotá. Es decir, los estudiantes de Derecho hacen prácticas gratis, tienen los consultorios para atender población desfavorecida. Lo mismo tenemos un consultorio psicológico que también atiende población desfavorecida. Hemos tratado de que los estudiantes tengan ese contacto con la realidad del país”, agrega.

La certificación institucional de alta calidad otorgada por el Ministerio de Educación es el comienzo de una excelente era para la Universidad Católica de Colombia. Vienen cosas buenas, cosas grandes.

“Uno de los puntos en que estamos haciendo más énfasis es el tema del bilingüismo. También las dobles titulaciones y la movilidad internacional. La universidad está empezando a hacer muchos acuerdos de doble titulación, de movilidad, porque no solamente es que el estudiante tenga el doble título, sino que también pueda viajar, pueda ver otras experiencias. El otro tema es el de las nuevas tecnologías. Ya no estamos solamente preparando gente para trabajar en Colombia, sino en el mundo. Hay que preparar a estos estudiantes para estos nuevos retos digitales que se vienen”, explica el académico.

Cinco facultades: Derecho, Diseño, Psicología, Ciencias Económicas y Administrativas, e Ingeniería; dieciocho especializaciones, ocho pregrados, cinco maestrías y un doctorado, todas ellas disponibles en cuatro sedes. La Universidad Católica de Colombia es una de las mejores opciones para estudiar en Bogotá.

“Es una universidad seria, es una universidad con tradición. Ese estudiante que entre aquí va a salir con los mejores estándares, como en las mejores universidades del país y a nivel mundial. En su misión, quiere ser una universidad de alta calidad a unos costos justos. Cuando uno ve familias en la que es el hijo el primer profesional, en que ese hijo ha logrado salir adelante y es una persona de éxito, ya con eso se paga todo”, puntualiza Gómez Ortiz.

Todo esto, y la certificación, no sería posible sin ellos, los estudiantes, lo más valioso que tiene la Universidad Católica de Colombia.

“Aprovecho para agradecer a toda la comunidad de la universidad, sus egresados, sus estudiantes, los profesores, los administrativos, porque todos, desde el primer profesor hasta el último señor de la vigilancia, ellos han sido participes de este proceso. Y, lo más importante, los estudiantes, porque sin ellos y sin su compromiso con la institución es un muy difícil lograr estas acreditaciones”, concluye el rector.

Más contenidos sobre: 
Ver Comentarios

d