Publicidad

Publicidad

Publicidad

240x30push.png
#EstáEnTusManos Quiero recibir notificaciones con las noticias más importantes de Colombia y el mundo.
Activar
Ahora no

Publicidad

Las dos versiones de una boda que terminó en tragedia

"Bodas de sangre", un clásico universal del teatro, tiene como escenario central la realidad. Federico García Lorca leyó la noticia en los periódicos y la transformó en una pieza magistral de la literatura.

bodas de sangre.jpg

Detrás de toda ficción flota la realidad. Hasta Julio Verne, en sus sueños futuristas, quedó atrapado en las costumbres y hábitos de su tiempo a la hora de escribir las novelas.

Más allá de esa magia de la literatura que muestra almas y épocas, muchas obras maestras tienen detrás fuentes de información tomadas del periodismo o de la historia.

Le puede interesar: La correspondencia íntima de Abelardo y Eloísa

El escritor argentino Tomás Eloy Martínez, fallecido hace diez años, nos dejó una suma de ejemplos en Ficciones verdaderas, entre los que se encuentran clásicos de la literatura como Madame Bovary de Gustave Flaubert, Macbeth de William Shakespeare o Crónica de una muerte anunciada de Gabriel García Márquez.

Bodas de Sangre de Federico García Lorca, una obra de teatro publicada en 1933, es uno de los casos literarios con fuente más nítida en los registros de la prensa. Tres periódicos, nos cuenta Tomás Eloy, se disputan ser la fuente original de la que García Lorca tomó la historia: el diario ABC, El Heraldo de Madrid y El Defensor del Pueblo de Granada.

La noticia narraba la manera como una joven, en plena ceremonia de matrimonio, decide escapar con un primo, su verdadero amor, sembrando la semilla de una tragedia. El Defensor del Pueblo presentó así la noticia, titulada “Trágico final de una boda”, en julio de 1928.

Publicidad

Es raptada la novia, siendo más tarde asesinado el raptor. El misterio envuelve el suceso. Es detenido el novio burlado.

En la ficción de García Lorca aparecen algunos elementos que se distancian de la historia real, y que son detectados por el ojo agudo de Tomás Eloy Martínez. En la crónica, la novia y el primo huyen antes de consumarse la boda. En la versión teatral, la fuga se registra después de la bendición matrimonial. En el reporte periodístico, solo muere el primo. En el clásico mueren los dos en duelo, el novio y el primo raptor. Así lo revela un personaje llamado Mendiga.

MENDIGA: Flores rotas los ojos, y sus dientes / dos puñados de nieve endurecida. / Los dos cayeron, y la novia vuelve / teñida en sangre falda y cabellera.

Cuenta Tomás Eloy Martínez, haciendo seguimiento a la historia en los diarios, que el autor del crimen fue José Pérez Pino, hermano del novio “quien se encontró cara a cara con los amantes fugitivos y mató a Curro de un disparo en el pecho.”

La historia de amor que termina en muerte, tanto en el escenario de la realidad como en el de la ficción, muestra cómo la magia de un poeta transforma una tragedia campesina en uno de los dramas pasionales más fascinantes de la literatura universal.

Publicidad

✔️ Síganos en Google Noticias con toda la información de Colombia y el mundo. ✔️ Síganos en Google Noticias con toda la información de Colombia y el mundo.