acuerdo final
9:31 pm - 20 de Febrero de 2017

Gobierno, FARC y ONU definirán si mantienen plazos para entrega de armas

file-256591

Por: 
Noticiascaracol.com / AFP

En Putumayo, suroeste de Colombia, donde la mitad de la población es víctima del conflicto armado de medio siglo, el presidente Juan Manuel Santos admitió este lunes los retos de concentrar a la guerrilla FARC, pero aseguró que el proceso de paz es "irreversible".

"El camino por recorrer sigue siendo difícil, todavía nos quedan muchos obstáculos, muchos desafíos por vencer, pero ya hemos llegado a esta etapa: esta etapa es irreversible", dijo el mandatario, en uno de los 26 puntos del país donde desde el sábado se agrupan unos 6.900 rebeldes para dejar las armas bajo supervisión de la ONU.

En La Carmelita, muy cerca de la frontera con Ecuador, 444 miembros de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), la principal y más antigua guerrilla del país, se preparan para reinsertarse a la vida civil en cumplimiento del pacto sellado en noviembre.

"Se trata de respetar las diferencias, de dejar los fusiles a un lado, dejar la violencia y seguir adelante construyendo", dijo Santos, quien por primera vez recorrió un campamento de las FARC en una zona de concentración prevista en el acuerdo.

Los guerrilleros, de civil y sin armas a la vista, se tomaban 'selfies' y saludaban al presidente, Nobel de Paz 2016 por buscar el fin de la violencia fratricida y quien visitó el lugar junto a los jefes guerrilleros y negociadores de paz de las FARC, Iván Márquez y Jesús Santrich.

Con ambos, y con autoridades de gobierno y de Naciones Unidas, entre ellos el jefe de la misión en Colombia, Jean Arnault, Santos revisó el avance en la construcción de las zonas de concentración, cuyas demoras fueron cuestionadas por las FARC.

"Las zonas han tenido, por supuesto, dificultades, el país lo conoce, esta es una operación logística monumental. Pero van avanzando y acordamos con los señores de las FARC que íbamos a establecer un procedimiento para poder resolver los problemas a la mayor rapidez posible", declaró el presidente en un discurso televisado.

El responsable político del Bloque Sur, Ramiro Durán, confió en que la visita presidencial sirva de impulso para superar los incumplimientos.

"En zona campamentaria no había dónde dormir, dónde bañarnos, dónde tener una vida digna", contó a periodistas.

La Carmelita presenta un progreso del 80% en áreas comunes y un 45% en la construcción de campamentos, según datos del gobierno.

Reunión gobierno, ONU, FARC

El gobierno, las FARC y la ONU se reunirán esta semana para "dirimir los temas que aún quedan pendientes" en la aplicación del acuerdo de paz, anunció a periodistas Arnault, quien espera que el encuentro sea "lo antes posible".

En una carta filtrada a medios, Arnault había planteado, entre otras cosas, "recandelarizar" el inicio de la recepción de armas de las FARC que debe terminarse el 1 de junio, por los retrasos en la construcción de las zonas de concentración.

Gobierno respondió este lunes que "a pesar de las conocidas dificultades logísticas" y "desacuerdos frecuentes con comandantes de las FARC" la construcción en las zonas "avanza a buen paso", a la vez que aseguró que "en ninguna parte del acuerdo el proceso de dejación de armas está sujeto al estado de los campamentos".

El gobierno expresó además a Arnault su "preocupación" por el "importante desconocimiento" del pacto de paz por parte de observadores de la ONU y por "el silencio del mecanismo ante muchos hechos violatorios de los protocolos".

En este sentido, Santos dijo que solicitó "a la ONU que verifique al pie de la letra los protocolos de las zonas veredales" según lo pactado.

En La Carmelita, el presidente enfatizó en la necesidad de "acelerar en la implementación de los acuerdos", para lo cual repasó la oferta institucional que se ofrecerá a los excombatientes en las zonas de concentración: desde cursos de formación profesional a bibliotecas móviles.

"Sientan que aquí está la presencia del Estado", enfatizó, subrayando "el cambio ya comienza" no sólo para los miembros de las FARC, sino para todas las comunidades. 

Ver Comentarios

d