Publicidad

Publicidad

Publicidad

240x30push.png
#EstáEnTusManos Quiero recibir notificaciones con las noticias más importantes de Colombia y el mundo.
Activar
Ahora no

Publicidad

Caótica noche en San Antonio de Prado con disturbios, enfrentamientos y varios heridos

El balance de las autoridades da cuenta de tres capturados y un policía lesionado en los desmanes. Los desmanes dejaron cuantiosos daños.

Entre arengas y silbidos empezaron las manifestaciones en el corregimiento de San Antonio de Prado, en Medellín , donde los marchantes se apostaron al ingreso de la estación de Policía. Allí gritaban una y otra vez mensajes en rechazo a los hechos ocurridos en Bogotá, donde murió Javier Ordóñez.

En segundos, el panorama cambió y personal del Esmad empezó a disipar la concentración que bloqueaba la vía, a la vez que algunos manifestantes lanzaban piedras y elementos contundentes contra los uniformados. Negocios y vehículos sufrieron cuantiosos daños. La comunidad pidió calma y cuestionó los hechos violentos.

“Venían pacíficamente, por la cuestión de la muerte del muchacho en Bogotá, cuando ya al rato fue que empezó la algarabía, tirando piedras, tirando gases lacrimógenos, bombas (lacrimógenas), de todo; dañaron carros, dañaron canecas de la basura”, manifestó Martha Luz López, habitante de San Antonio de Prado.

Videos en manos de la comunidad demuestran que hubo agresiones de parte y parte. Tres personas fueron capturadas.

“Uno de los jóvenes que había en la marcha se entregó, e inmediatamente ellos lo cogieron le empezaron a dar patadas”, expresó María Elsy Marín.

En un video se ve a un joven con heridas en su cabeza. Un policía fue atendido por personal médico por las lesiones provocadas por algunos manifestantes, según la institución.

Publicidad

El Comando de la Policía Metropolitana, ubicado en la avenida Oriental en el centro de la ciudad, también se convirtió en el escenario de actos vandálicos por parte de algunos manifestantes.

La puerta del Comando fue derribada, mientras al interior, las alarmas sonaban y los policías corrían para evitar que la turba ingresara al lugar.

“Trataron de ingresar de manera violenta, se impidió esa acción, entonces pretendieron incinerar las puertas de ingreso”, indicó el coronel Ómar Rodríguez, subcomandante de la Policía Metropolitana del Valle de Aburrá.

Con la luz del día se pudo evidenciar el resultado de una difícil jornada. Las calles de San Antonio de Prado quedaron llenas de piedras, palos, elementos incinerados, carros y casas con vidrios rotos y el robo de las cámaras de seguridad.

Convierta a Noticias Caracol en su fuente de noticias Convierta a Noticias Caracol en su fuente de noticias