Publicidad

Publicidad

Publicidad

240x30push.png
#EstáEnTusManos Quiero recibir notificaciones con las noticias más importantes de Colombia y el mundo.
Activar
Ahora no

Publicidad

Desolador: hasta trancones de ambulancias hay en Medellín con pacientes a la espera de UCI

Unas ocho horas deben aguardar por la ubicación de los enfermos. "Ha sido una noche de las más tristes de nuestra vida": dijo joven que vive este drama.

La noche en Medellín al frente de los hospitales se ilumina por las balizas de las más de 10 ambulancias que hacen fila afuera de las salas de urgencias. Hasta ocho horas deben esperar para que a sus pacientes les asignen una cama. Mientras que eso sucede, deben luchar por mantenerlos estables.

Yeison, por más de cuatro horas, tuvo que recorrer la ciudad en ambulancia con su padre tratando de encontrar una UCI.

“Esta noche para nosotros ha sido una noche de las más tristes de nuestra vida. Es muy duro tener que ir a un centro de salud y que haya 5, 6, 7 ambulancias con personas con COVID esperando para ingresar y que adentro los paramédicos digan que no hay disponibles y que se va a demorar”, expresó Yeison Galvis.

Simultáneamente, la Policía intenta poner control en medio del toque de queda a decenas de personas que infringen la medida, la mayoría jóvenes. Los mismos que hoy están ingresando a las UCI. Mientras eso pasa, los médicos continúan batallando contra la corriente.

Francamente estamos agotados y no damos más, la carga de trabajo es impresionante por las circunstancias que se vienen”, manifestó Yebrail Díaz, intensivista de la Clínica Medellín.

Los turnos parecen interminables, la lucha por la vida en medio del tercer pico parece un juego de azar para encontrar una unidad de cuidados intensivos para cada paciente.

Publicidad

“Es un panorama totalmente desolador, con un flujo de pacientes impresionante que ha sobrepasado la capacidad de respuesta que tenemos, en este momento tenemos pacientes ventilados en áreas diferentes de cuidados intensivos por absoluta carencia de camas”, exclamó Díaz.

Desde la ética médica, pero con el corazón en las manos, las decisiones cada vez son más drásticas al escoger a quién darle una UCI.

“Tenemos pacientes que están esperando una UCI tal vez dos o tres días, que complica mucho el panorama y las posibilidades de fallecer”, señaló Oney Pulgarín, urgentólogo de la Clínica Medellín.

Mientras la mayoría de paisas están con su familia, el personal de salud continúa salvando vidas.

“Me esperan Mateo que tiene 1 año y Ana que tiene 2 años y mi esposo que también es intensivista. En las noches me hace falta estar con mi familia, en mi entorno, ojalá ver a Ana y Mateo dormir”, dijo Olga Hernández, intensivista de la Clínica Medellín.

La situación tiende a empeorar, aseguran los médicos que ahora están recibiendo los pacientes de hace 15 días cuando los casos no pasaban de 2 mil. En unos días llegarán los pacientes de estos casi 4 mil contagios y el sistema, a la fecha, ya no puede más.

Publicidad

Convierta a Noticias Caracol en su fuente de noticias Convierta a Noticias Caracol en su fuente de noticias