Publicidad

Publicidad

Publicidad

240x30push.png
#EstáEnTusManos Quiero recibir notificaciones con las noticias más importantes de Colombia y el mundo.
Activar
Ahora no

Publicidad

El drama de una abuelita de 70 años para alimentar a sus siete nietos durante la cuarentena

Doña Ana Teresa relata que, con suerte, solo comen una vez al día. Por eso, salió a protestar junto a sus vecinos en Medellín para acceder a ayudas humanitarias. 

La cocina de la mujer de 70 años solo tiene algunos trastos sin lavar. Los alimentos se cuentan con los dedos de una sola mano.

“Lo que ustedes están viendo ahí, no tengo más nada: este poquito de azúcar, este platanito y este poquito de café que eso fue lo que nos tomamos hoy, no más”, cuenta Ana Teresa Hernández.    

Con ese plátano verde y la media bolsa de azúcar, esta abuelita del barrio de invasión Robledo Vallejuelos, tiene que alimentar siete bocas. Las de sus siete pequeños nietos, que por estos días la pasan con una sola comida por día. 

“Por ahí de pronto me mandan un poquito de arrocito, con eso los paso porque se los tazo para todo el día y se los hago en sopita para que me pueda rendir”, relata la abuela. 

Doña Ana Teresa y Vallejuelos salieron a la calle en pleno confinamiento y llevaron a cabo un llamado desesperado porque aquí el que desayuna no almuerza y el que almuerza, no tiene nada para cenar. 

Publicidad

“Literalmente mi comunidad está aguantando hambre, tenemos familias que no comen hace dos, tres días y que no tienen nada que comer porque no están recibiendo un peso, no están trabajando”, explica Auris Espitia, habitante de Robledo Vallejuelos. 

Son cerca de 400 familias que viven en humildes ranchos de madera. Son desplazados de la violencia y no tienen cobertura social. A las ayudas de la Alcaldía de Medellín no pudieron acceder porque no tienen red wifi.

“Tengo unos problemas en el colón, unos tumores, no me reciben en la clínica San Vicente, tampoco en la General porque tengo la EPS Savia Salud y eso no sirve para nada”, comenta Samuel Vélez, habitante del sector. 

Tras el cacerolazo, funcionarios de la Secretaría de Gobierno acudieron para realizar el censo de las ayudas, aportes a los que espera aplicar la abuela Ana Teresa, quien solo busca poder alimentar a sus pequeños.

También, la gerente de la comuna 7 (Robledo), hizo presencia en el lugar para atender las necesidades de los habitantes de la zona. 

“Este sector ya estaba determinado, diagnosticado como uno de los primeros que tenía que recibir la ayuda. El día de ayer (lunes) estuvimos reunidos con todos los líderes de la comuna y hoy tenemos todo listo para llegar a todas las viviendas, empezaremos con la entrega de esas ayudas alimentarias”, indica Natalia Urrego, gerente de la comuna y secretaria de Infraestructura de Medellín.

Publicidad

Convierta a Noticias Caracol en su fuente de noticias Convierta a Noticias Caracol en su fuente de noticias