Advertisement

Advertisement

Advertisement

240x30push.png
#EstáEnTusManos Quiero recibir notificaciones con las noticias más importantes de Colombia y el mundo.
Activar
Ahora no

Advertisement

General Romero sabía de las irregularidades en la Cuarta Brigada desde 2017, pero las archivó

De acuerdo con una investigación de Noticias Caracol, el militar conocía las anomalías en la contratación. Sin embargo, las desestimó por ser “irrelevantes”.
El general Jorge Horacio Romero Pinzón, retirado de las filas castrenses el pasado 9 de julio tras las denuncias de la revista Semana, es el principal sospechoso del escándalo de corrupción que sacude a la Cuarta de Brigada del Ejército, con sede en Medellín.
Un expediente que hace una semana derivó en las capturas de nueve personas, entre ellas seis militares, incluidos dos coroneles y tres contratistas, que harían parte de un entramado ilegal que cobraba sobornos, amarraba contratos y controlaba los hilos del poder en la brigada.
Escándalo de corrupción en la Cuarta Brigada iría más allá de los permisos para el porte armas Tras un año de pesquisas, la Fiscalía se apresta a resolver en los próximos días si hay mérito o no para formularle cargos al general por estos hechos.
Sin embargo, documentos en poder de Noticias Caracol podrían ponerlo aún más en apuros; esta vez porque desde mayo de 2017 tuvo conocimiento de las irregularidades en la contratación de la brigada y no solo no tomó medidas para evitar el desangre, sino que él mismo, con su puño y letra, archivó las denuncias y les dio cristiana sepultura a los procesos.
Por ejemplo, una denuncia escrita a mano de tres páginas, del 30 de mayo de 2017, fue hecha por un oficial cuyo nombre protegemos por seguridad. 
Allí se reseña cómo el coronel en retiro Harold Felipe Páez Roa, entonces comandante del Batallón de Servicios Yariguíes, y el mayor Edwin Eduardo Carrillo, jefe de presupuesto, amañaban los pliegos de los contratos para dárselos a dedo a sus proveedores. Todo ello en contubernio con una abogada que le daba apariencia de legalidad al proceso.
"Ellos antes de lanzar cada proceso se reunían con los que servían de proveedores y organizaban los pliegos. Yo esto trataba de impedirlo", denuncia el oficial anónimo.   
Según el testigo, tras sus denuncias, fue sacado de los procesos de contratación de la brigada.
"En abril (de 2017) deciden sacarme del cargo ya que era un estorbo para lo que ellos habían planeado desde enero (...) Y así culmina el año con todos o la mayoría de los procesos amarrados" añade.  
Aunque había nombres concretos, cargos y graves anomalías por verificar, menos de tres meses después la denuncia fue archivada.
Así se lee en un documento del 22 de agosto de 2017 firmado por el general Jorge Horacio Romero como comandante de la Cuarta Brigada. El auto de rechazo asegura textualmente lo siguiente: "Los hechos que se narran en la queja son disciplinariamente irrelevantes, que no hace necesario mover el aparato jurisdiccional disciplinario".
Cuatro semanas después, el general Romero sepultó una segunda denuncia, esta vez, el 19 de septiembre de 2017.
La investigación interna se había abierto tras un anónimo que denunciaba irregularidades en procesos de contratación entre 2016 y 2017. En concreto, una licitación de Motovehículos en el Batallón Yariguíes, adscrito a la Cuarta Brigada. La denuncia mencionaba al coronel Harold Felipe Páez.
Sin embargo, el general Romero desestimó el caso al considerarlo vago y difuso y sus razones fueron exactamente iguales a las que expuso en el anterior archivo.
Justamente, el coronel en retiro Harold Felipe Páez Roa y el mayor Edwin Carrillo, mencionados en las denuncias archivadas por el general Romero, fueron capturados por la Fiscalía acusados de los delitos de contratos sin cumplimiento de los requisitos legales, celebración indebida de contratos y concierto para delinquir.
Junto a ellos también fueron detenidos otro coronel y un capitán activos, un capitán retirado, un sargento y los contratistas Samir García, Ana Lucía Posada y Jaime Alberto Ramírez. Ante un juez de Medellín todos se declararon inocentes el pasado jueves 25 de julio.
Fiscalía pidió medida de aseguramiento para los detenidos por el caso de la Cuarta Brigada El fiscal de caso aseguró que esta organización ilegal benefició a tres empresas con 31 contratos por 4 mil 500 millones de pesos entre 2016 y 2017, negocios por los cuales se cobraba el 10 por ciento de sobornos. Los contratos, según la Fiscalía, eran direccionados por el general Romero Pinzón. 
“Recibió orden del brigadier general Jorge Horacio Romero Pinzón, comandante de la Cuarta Brigada, para que fuera esa empresa, o sea la de Motovehículos SAS, la ganadora”, señaló el fiscal del caso en la audiencia que se celebra en Medellín y fue aplazada este martes.
La Fiscalía divulgó 33 audios que revelaron que esta organización ilegal sabía que tenía interceptados sus teléfonos y trascendió un reclamo del sargento Jorge Echavarría a un oficial que estaba colaborando con la investigación: “El man está ardidísimo, mi general está ardidísimo, que porque dice que como hp que era el alfil de él, el protegido, que cómo se le voltió a querer hundirlo”.  
Los audios que enlodan al general Romero en hechos de corrupción en la Cuarta Brigada Al margen de la presunta responsabilidad del general Romero, en el posible direccionamiento de la contratación de la Brigada, también se investiga si el alto oficial patrocinó una operación para encubrir estos hechos, tal como parecen mostrarlo los documentos que hoy revela este noticiero.

✔️ Síganos en Google Noticias con toda la información de Colombia y el mundo. ✔️ Síganos en Google Noticias con toda la información de Colombia y el mundo.