Publicidad

Publicidad

Publicidad

240x30push.png
#EstáEnTusManos Quiero recibir notificaciones con las noticias más importantes de Colombia y el mundo.
Activar
Ahora no

Publicidad

Hidroituango, bajo dos fuegos: abecé de la profunda crisis provocada en EPM

Daniel Quintero, alcalde de Medellín y presidente de la junta directiva de Empresas Públicas de Medellín, explica la difícil situación en torno a la compañía.

Durante más de 30 minutos, en entrevista en vivo con el director de Noticias Caracol Juan Roberto Vargas, el alcalde de Medellín, Daniel Quintero, habló de la profunda crisis en Empresas Públicas de Medellín.

Esta se dio luego de su decisión, respaldada por el gerente de EPM, de demandar por 9,9 billones de pesos a constructores, aseguradores, diseñadores e interventores de Hidroituango , el proyecto eléctrico más importante de Colombia.

La entrevista comenzó con un repaso de la emergencia en Hidroituango, iniciada el 28 de abril de 2018 con el colapso de una de las galerías auxiliares de desviación del río Cauca, lo que llevó al desbordamiento del caudal del afluente, considerado por algunos expertos como el segundo más importante de Colombia.

En ese punto, cuestionó que EPM haya calificado la emergencia como algo “imprevisible”.

“Hay un tema particular, que nos llama la atención. En ese momento yo no era alcalde, era un activista: el entonces gerente de EPM dijo que esto (la emergencia) era un tema imprevisible. Me llama la atención porque en el pasado, la junta directiva, la gerencia, había protegido mucho a los contratistas; cuando EPM perdía plata, EPM era la que tenía que responder, pero cuando tenían que hacerlo los contratistas, entonces más o menos los absolvían”, denunció el alcalde Quintero.

Además, indicó que a raíz de esto inició una investigación para saber qué ocurría y, en medio de la explicación de las fases de construcción de Hidroituango, contó que encontró que hay tres fechas claves en ese proceso.

Publicidad

“La primera, en 2012, cuando se adjudica. En 2014, cuando inicia el proceso de aceleración, que en gran medida causa todo lo que está sucediendo, y en 2018 cuando colapsa”, explicó.

“En 2012 están peleando (por quedarse con el proyecto) dos de las empresas más corruptas del mundo, lamentablemente, Camargo Correa y Odebrecht. Las dos ambas brasileras, llegan a la final. Están involucradas en el caso de Lavajato, el más grande caso de corrupción en el mundo”, recordó.

Al respecto, mencionó que el fiscal Néstor Humberto Martínez anunció una investigación por supuesta entrega de coimas para la adjudicación de Hidroituango.

“Esto nunca se ha sabido finalmente, si sí o si no, lo que sí son hechos objetivos, es lo que ocurre en 2014”, aseveró.

Contó sobre las decisiones para acelerar las obras y construir un tercer túnel que no estaba en los diseños, que habría sido hecho para corregir fallas de construcción en la obra.

En la decisión de la aceleración, señaló, están involucrados “miembros de la junta (de EPM), es un proyecto que lleva 10 años de construcción, por lo tanto hay varias administraciones involucradas”.

Publicidad

Según Quintero, en el plan de aceleración de la obra hubo premios a los contratistas para hacer los trabajos más rápido y que Hidroituango funcionara a tiempo y que un amigo de él, que es ingeniero, le dio a conocer su temor por perder la tarjeta profesional porque “todos sabían que el tercer túnel se estaba haciendo sin licencia ambiental”, hecho que es investigado por la Fiscalía y la Procuraduría.

¿Por qué es escándalo reciente en EPM?

Para Daniel Quintero, desde 2019 se conocía que la responsabilidad de las fallas en la obra era de los contratistas, de los diseñadores y los interventores.

“El documento que decía eso es un documento que fue ocultado”, reiteró Quintero.

El documento fue emitido por la aseguradora Mapfre y una empresa inglesa de peritaje llamada Advantal Global Service.

Esta compañía debía definir quién tenía que responder por los daños en el proyecto, un pleito que asciende a los 10 billones de pesos.

Publicidad

“Si fue la naturaleza, un imprevisto, EPM responde y no le puede cobrar a los contratistas. En juego están 5 billones. Si las fallas son de diseño, deben responder los contratistas. Eso dice el informe”, aseguró Quintero.

“Este informe aparece esta semana porque un funcionario que dice que tenía miedo lo entrega y dice: este informe estuvo oculto, no lo querían entregar para no demandar a los contratistas”, denunció nuevamente Quintero.

¿Qué otra prueba para hacer esas aseveraciones?

Según Quintero hay un acta en la que se asegura que la junta directiva de EPM estaba esperando el informe, que hubo funcionarios que viajaron a Londres a entrevistarse con la empresa del peritaje.

“Aquí se han dicho muchas mentiras”, insistió.

Quintero también dio detalles del informe de las aseguradoras que reveló las fallas en la construcción de Hidroituango.

Publicidad

Convierta a Noticias Caracol en su fuente de noticias Convierta a Noticias Caracol en su fuente de noticias