Publicidad

Publicidad

Publicidad

240x30push.png
#EstáEnTusManos Quiero recibir notificaciones con las noticias más importantes de Colombia y el mundo.
Activar
Ahora no

Publicidad

Jóvenes en Medellín dicen no estar representados en mesa de diálogo del paro nacional

Ellos hacen parte de las más de 10.000 personas que salieron a las calles este miércoles, en la jornada 22 de movilizaciones.

Medellín vivió otra jornada de protestas. Desde muy temprano este miércoles empezaron las concentraciones, en su gran mayoría encabezadas por los jóvenes, quienes dejaron conocer sus percepciones.

“Nos estamos movilizando en contra de un modelo que nos excluye como juventud, el 33% está en una condición ‘nini’, ni estudia, ni trabaja, no puede acceder al mercado laboral, ni tampoco puede acceder a la educación”, dijo Hami Gómez, representante estudiantil de la Universidad Nacional sede Medellín.

Tras recorrer la ciudad desde el 28 de abril, los jóvenes no se sienten representados en la mesa de diálogo del comité del paro nacional con el gobierno.

“No basta con que solo se sienten los del comité del paro, no solo basta con que se sienten los políticos que representan esta ciudad, nosotros necesitamos es que la política, el gobierno que está en el poder, les dé la oportunidad a las personas del común para que puedan entrar a esas mesas de diálogo”, aseguró una manifestante.

Otros universitarios piden no ser estigmatizados como vándalos.

“Lo primero que debe cesar es la violencia por parte del Esmad, la Policía y el Ejército contra los manifestantes ya que tanto los bloqueos como las marchas son maneras legítimas de protestar y por eso nos están matando en Colombia”, manifestó otra joven.

Publicidad

Lejos de la protesta social, el comercio, el del día a día, vio perjudicada su economía con la acción de los que sí vandalizan.

“Nos ha afectado porque uno tiene que cerrar ahí mismo, cuando ya viene la trifulca, uno tiene que cerrar inmediatamente”, declaró Jason González, un comerciante del centro de Medellín.

Jaider Martínez, otro vendedor, indicó que en momentos de marchas, “se pierde la venta, es decir, todo el mundo se va”.

El momento para el comercio no es el mejor: con cierres y marchas a cuestas, según Fenalco, el 37% de sus afiliados ha pensado en despedir alguno de sus empleados.

Entre tanto, los jóvenes piden no ser confundidos con los vándalos, dicha estigmatización, según los promotores de las marchas, generó amenazas para varios de sus líderes.

Convierta a Noticias Caracol en su fuente de noticias Convierta a Noticias Caracol en su fuente de noticias