Publicidad

Publicidad

Publicidad

240x30push.png
#EstáEnTusManos Quiero recibir notificaciones con las noticias más importantes de Colombia y el mundo.
Activar
Ahora no

Publicidad

La amarga historia del hombre que hizo una casa en un árbol en una autopista de Medellín

Su nombre es Juan Carlos Quintero. Asegura que el COVID-19 lo alejó de los recursos para vivir y de su familia, que lo está buscando.

Como un pájaro en su nido, así se encuentra Juan Carlos Quintero, el hombre que hizo una casa en un árbol en una autopista en Medellín. Asegura que en plena pandemia se quedó sin familia, sin su trabajo de cuidador de carros y sin un techo.

Está ubicada en plena autopista Sur en Medellín.

Juan Carlos vive allí solo y, aunque se siente cómodo, afirma que a este lugar nunca traería a su hijo.

“No, esto no es digno de uno reunir una familia, esto no es casa para reunir una familia, sinceramente. Yo lo perdí todo, y aquí voy, adelante”, dice.

En estas cuatro paredes, Juan Carlos ha cumplido los aislamientos obligatorios que han impuesto en la ciudad.

Empecé con la escalera, primero, le hice la plancha, le puse un plastiquito, recibí los palitos, después de los palitos le puse el techo y, de a poquito, el colchón lo hice también”, cuenta, mientras muestra que su menú será un arroz con huevo y papitas.

Publicidad

Juan Carlos no llegó allí porque quiso. Él asegura que el coronavirus lo obligó, pues no se iba a quedar en la calle exponiéndose al peligro.

Yo lo tenía todo y con la pandemia lo perdí todo . Yo lo que me conseguí acá en siete años, yo lo perdí en dos días, obligado, porque no tenía con qué pagar pieza”, recuerda.

A punta de maromas, cuelga la ropa, tiende la cama y prepara algo para comer.

“El objetivo mío era llamar la atención de todo Medellín, porque el sueño mío es tener una casa y ayudarle a asegurar el futuro a mi hijo”, advierte.

El equipo del Ojo de la Noche en Medellín no quería dar por terminada esta historia y fue a buscar su familia.

Pero cuando se acercaba el momento de reencontrar a los protagonistas de esta historia, el destino no jugó a favor suyo. Al regresar a la casa en el árbol, Juan Carlos ya no estaba.

Publicidad

Su suegra Estrella Castro y su hijo Santiago querían saludarlo.

¿Qué le hubieras querido decir?, se le preguntó a Santiago.

Que lo extraño, que hace mucho no lo veo, darle un abrazo y hablar con él, porque hace mucho no hablamos”, contesta.

Y Santiago tiene la razón, para qué casa, si sobra amor. No se sabe para dónde cogió vuelo Juan Carlos, el hombre de la casa en el árbol en la autopista. Ojalá que su próxima parada, sea con ellos a su lado.

Convierta a Noticias Caracol en su fuente de noticias Convierta a Noticias Caracol en su fuente de noticias