Publicidad

Publicidad

Publicidad

240x30push.png
#EstáEnTusManos Quiero recibir notificaciones con las noticias más importantes de Colombia y el mundo.
Activar
Ahora no

Publicidad

“Me enamoré de la pureza de ese lugar”: mujer dedica su vida a ayudar a indígenas del Amazonas

Aunque Carolina nació privilegiada, tras ser víctima de secuestro conoció la otra cara de Colombia, una con personas necesitadas y olvidadas en la selva.

Carolina es una paisa que con su solidaridad le da un respiro al pulmón del mundo: el Amazonas. Cuando era niña, vivió una dura experiencia que le despertó el intenso deseo de ayudar a los más necesitados.

“Me secuestraron cuando era una niña de 11 años y vi esa otra Colombia tan necesitada. Me mostraron lo que yo no veía y quise poder poner mi granito para ayudar”, expresa Carolina Villegas.

Ella siempre se ha dedicado a ayudar a los demás, pero en los años 90 hizo una solicitud: le pidió a la comunidad llamada 7 de agosto, de Puerto Nariño, Amazonas, que la acogieran, pues su sueño era vivir con ellos.

“Me quería ir de la ciudad, me quería ir a vivir a la selva, entonces quería ensayar; pero no, ellos son de allá y nosotros somos de la ciudad y puedo ayudar más estando en la ciudad que estando en la selva”, asegura.

Se fue a vivir a otra ciudad, esta vez fuera del país. Desde Boston, sigue conectada con el Amazonas y su labor social.

“Me enamoré de la selva, del verde, de la gente, de la comida, de los sonidos, de la pureza de ese lugar; primero me enamoré y segundo porque están muy abandonados”, manifiesta.

Publicidad

Cada febrero, Carolina visita 16 comunidades del Amazonas para entregarles ayudas.

Justo antes de la pandemia , ella ayudaba a los niños indígenas con kits escolares. Aunque los niños han podido estrenar sus cuadernos y colores, sus morrales los tienen en el olvido. No han podido ir a la escuela.

“Las monjas van y llevan unas guías y cada uno trabaja en la casa, pero no tienen internet, los papás son analfabetas, yo creo que el año pasado no aprendieron absolutamente nada”, lamenta.

Comenzó entregando 80 kits escolares y ya ha entregado casi 2.000.

Durante la pandemia, cambió la ayuda y comenzó a repartir mercados, pero se dio cuenta de algo.

“El mercado se desaparece en una semana, si no es antes, mientras que una herramienta puede seguir cultivando la tierra, pueden seguir teniendo comida siempre y de eso puedes producir porque los excedentes ya hemos visto que han vendido, han conseguido su plata”, señala.

Publicidad

Por eso ha entregado 270 kits de herramientas para sembrar cebollas, frijoles, sandías, entre muchos otros alimentos.

Carolina ayuda a las mujeres a tener soberanía alimentaria y a que los niños reciban una buena educación. Su corazón está en el Amazonas, porque como dice ella: ayudar es su estilo de vida.

Convierta a Noticias Caracol en su fuente de noticias Convierta a Noticias Caracol en su fuente de noticias
Al continuar la navegación, el usuario autoriza que el portal web, propiedad de Caracol Televisión S.A., haga uso de Cookies de acuerdo con esta Política .
ENTENDIDO