Publicidad

Publicidad

Publicidad

240x30push.png
#EstáEnTusManos Quiero recibir notificaciones con las noticias más importantes de Colombia y el mundo.
Activar
Ahora no

Publicidad

Tras 4 años de la tragedia del Chapecoense, así es la vida de Jackson Follmann como cantante

El exarquero sufrió 13 fracturas y la amputación de una pierna, pero eso no lo detuvo de cumplir sus sueños. Dice que ama a Colombia y a su gente.

Jackson Follmann superó un largo camino de recuperación . Sería mentira decir que todo lo que pasó en tantos hospitales quedó atrás, pero se puede garantizar que ha llevado su vida en total armonía.

Al exarquero del Chapecoense le ha ido muy bien en la otra área que frecuenta desde su niñez.

“Siempre tuve dos sueños: jugar al fútbol y vivir de la música”, dice.

Aunque se haya retirado de las canchas, él nunca abandonó el otro campo.

Follmann es cantante de música ‘sertaneja’, que tiene orígenes en las haciendas brasileñas y es popular en todo el país. Entre las tres canciones lanzadas está ‘El balón’, en homenaje al objeto que agarró por tantos años.

Publicidad

Además de su vida en la música, Jackson Follmann sigue como embajador del club Chapecoense, que descendió a la serie B de la liga brasileña el año pasado y hoy marcha líder en tabla de clasificación de la segunda división .

El trabajo le permite mantener una convivencia cercana con los otros sobrevivientes: el lateral Allan Ruschel, quien es el vigente capitán, y el exjugador Hélio Neto, que trabaja en las directivas.

Tras cuatro años, la gente de Medellín recuerda la tragedia como si fuera hoy.

¿Cómo es la relación de Jackson con los colombianos?

“Todos los días recibo mensajes de los colombianos. El pueblo colombiano sin duda es hermano nuestro , amamos a Colombia y al pueblo colombiano, pues ellos marcaron la diferencia”, destaca Follmann.

Publicidad


Después de cuatro años, ¿ha superado totalmente el trauma de la pérdida de tantos amigos, de las trece fracturas en tu cuerpo y todo lo demás?

“No es posible decirlo, pues fue un trauma muy grande. Quien se entere de todo lo que pasó no creería que alguien haya sobrevivido. Perdí un miembro (su pierna), mi principal instrumento de trabajo”, manifiesta.

La música fue fundamental para su recuperación.

“Algunas canciones me calmaron. En la UCI del hospital en Colombia yo sentía mucho dolor y mi esposa me ponía música y eso me relajaba”, recuerda.

Para calmar el corazón de millones de latinoamericanos que lo llenan de cariño, el embajador del Chapecoense también canta en español.

Convierta a Noticias Caracol en su fuente de noticias Convierta a Noticias Caracol en su fuente de noticias
Al continuar la navegación, el usuario autoriza que el portal web, propiedad de Caracol Televisión S.A., haga uso de Cookies de acuerdo con esta Política .
ENTENDIDO