medellín
2:23 pm - 10 de Octubre de 2014

Sin importar las limitaciones, Kelly lleva 11 años viviendo por la música

Artículo
Por: 
Noticiascaracol.com

Kelly Montoya tiene 21 años y desde hace 11 está dedicada a la música. Canta, toca violín y está aprendiendo a tocar piano.

Ella hace parte de la  Red de Escuelas de Música de Medellín y en palabras de Germán Posada, director de la escuela de Aranjuez “es la consentida del grupo”.

Dora Monsalve, la mamá de Kelly, dice que su hija estuvo desde los dos y hasta los diez años, en el comité de rehabilitación, porque “según la EPS nació con un retardo mental leve, que le provoca problemas de motricidad y pérdida de la visión en la noche”.

La necesidad de que Kelly compartiera con niños “más despiertos”, llevó a doña Dora a sacarla del Comité y buscar algo con lo que la niña se sintiera más a gusto.

Así fue como Kelly Dayana llegó a la Escuela de Música de Aranjuez que hace parte de la Red de Escuelas de Música de Medellín.

“No le gustaba la televisión, en cambio la radio donde había música era lo que la hacía feliz, porque ella siempre ha dicho que quiere cantar”, dice la madre de Kelly.

En la Escuela de Música inició un proceso que no ha sido fácil de llevar, a pesar de que los médicos le dijeron que no aprendería a tocar ningún instrumento o leer partituras, ella lo consiguió. Sus problemas de motricidad no le impidieron aprender a tocar violín.

“Siempre insistieron con ella, fue un proceso que duró tres años para aprender a tocar violín, en un año una persona sin discapacidad ya puede hacerlo”, afirma Dora Monsalve.

Cuando entró a la Escuela de Música sus compañeros la molestaban porque “ella siempre ha sido muy espontánea y decía cosas salidas de contexto”, dicen Germán Posada.

Pero después de once años ella misma dice que “ha sido una experiencia maravillosa, muy gratificante, me han ayudado en muchas cosas, ha sido muy bacano”.

Germán refuerza lo dicho por Kelly: “ahora ha cambiado, hay mucha colaboración, los niños le ayudan mucho, están pendientes de que no se choque, de encontrarle una silla, le cargan el atril, es la consentida”.

Kelly se ganó el corazón de sus compañeros, “ha sido una pieza muy importante en la escuela en cuestiones del contacto con la gente, de la comprensión hacia otras personas”.

“Eso solo lo genera una persona como ella, no solo por su discapacidad, sino por la forma como trata a las personas”, afirma Posada.

Antes de entrar a la escuela, Kelly no tenía vida social, los niños de su edad la apartaban, pero “cuando ingresó a la escuela de música su vida cambió, ahora tiene muchos amigos, la quieren mucho, se integró a la sociedad, es un mundo que ella quiere mucho”, dice su mamá.

Su proceso ha sido ejemplo de responsabilidad: asiste entre semana a las clases de violín y lenguaje musical, los sábados ensaya desde las 9:00 a.m. y hasta las 5:00 p.m. con la orquesta inicial de la escuela y los domingos, en el mismo horario, con el coro juvenil.

Cuando estaba en el colegio tuvo tutores que la acompañaron en el proceso de formación, se graduó a los 17 años sin perder un año, al tiempo que estudiaba en la Escuela de Música sin importar la hora en que saliera.

Se graduó en el 2009 y ahora espera pasar a la Universidad de Antioquia para estudiar música, técnica vocal y piano.

La discapacidad visual que tiene Kelly ha sido progresiva, ahora casi no puede ver las partituras que los directores le imprimen en un tamaño más grande, por eso un estudiante avanzado le ayuda a aprenderse las obras “de oído”.

La música preferida de Kelly es el pop, los vallenatos y la salsa, uno de sus cantantes favoritos es Andrés Cepeda con quien tuvo la oportunidad de cantar en la celebración del Bicentenario en 2010.

“Fue un día de locos, primero hicimos el himno, nos dieron el VIP, estaba con un amigo que quiero mucho y en ese momento el empezó a cantar, canté todas las canciones”.

También hizo parte del coro que cantó con Juanes en el concierto del 2008 en la Avenida del Río.

El pasado miércoles estuvo en el coro juvenil que cantó junto a Gustavo Santaolalla en el concierto de inauguración del Festival Medellín Vive la Música.

“Cantar con alguien que lleva tanto tiempo en la música y se dedicó desde joven a ella es muy bonito. No lo conocía, pero quiero buscar música de él” dijo sobre Santaolalla.

Gracias a la historia de vida de Kelly, afirma que es posible aprender a tocar cualquier instrumento, solo se necesita “que le pongan todas las ganas, dedicación y esfuerzo, porque es algo muy bonito y muy único poderse expresar con ese arte que es la música”.

Ver Comentarios

d