2:16 pm - 16 de Diciembre de 2019

Testimonio de un padre que refleja la crueldad de la guerra en Dabeiba

Dos hijas de don Dionisio López fueron desaparecidas en 1996 y en 2006. Su dolor podría recibir algo de alivio con el hallazgo de cadáveres en ese municipio.

Cuando a don Dionisio le llega el recuerdo de sus dos hijas, un estado de negación y dolor se apodera de él. En 1996 su pequeña Edilma, con apenas 14 años, fue asesinada y desaparecida en la vereda Alto Bonito de Dabeiba.

Diez años más tarde, su otra hija de 22 años también desapareció en medio del conflicto. En los ojos de este adulto mayor se refleja la tristeza, pero también hay algo de esperanza para encontrarlas algún día y darles una digna sepultura.

“La primera me dijeron que se la habían llevado hasta Tascón y parece que la habían matado ahí, y la otra se la llevaron hasta, más abajo de Mutatá”, recuerda don Dionisio.

Cómo él, cientos de víctimas de desaparición forzada encontraron una luz de esperanza para hallar a sus familiares desaparecidos en medio del conflicto en el cementerio Las Mercedes.

Según los testimonios de militares recogidos por la JEP, en este lugar habría entre 45 y 75 personas que fueron víctimas de falsos positivos o ejecuciones extrajudiciales cometidas por el Ejército entre el 2005 y el 2007.

Un hombre que fue testigo de estos hechos hace más de 10 años, narró como él mismo se vio obligado a sepultar varios cuerpos de desconocidos.

“Era una época violenta, había violencia por todos lados, primero paramilitarismo y luego conflicto de la guerrilla y el Ejército, eso era lo que decían. Traían muertos ahí, yo trabajaba con la administración (municipal) y nos mandaban a enterrarlos unos seis u ocho, enterrarlos ahí sin saber quiénes eran, de a tres de a dos, tres y cuatro echábamos a un mismo hueco, porque no había forma ni tiempo de hacer tantas sepulturas”, describe el testigo, cuya identidad se omite por protección de su integridad.

Los cuerpos de siete víctimas entre los 16 y 56 años de edad fueron los primeros hallazgos de los investigadores de la JEP,  que con la ayuda de don Jaime, despejó cuatro perímetros del campo santo, en jornadas de más de 10 horas para encontrar a los desaparecidos.

“En cada espacio ponían una banderita verde y ya ponían el dron a señalar dónde había algo y ya quitaban las banderitas y nos ponían a nosotros en los espacios para excavar”, relata Jaime Arango, el sepulturero de Las Mercedes.

Mientras tanto la Personería de Dabeiba se encuentra estableciendo la cifra real de víctimas de desaparición en el municipio, entre las 17 mil personas afectadas por el conflicto que se encuentran registradas en la entidad.

El dato fue solicitado mediante una medida cautelar por parte de la JEP, con la cual busca avanzar en las investigaciones para reparar a las víctimas de este delito.

“Se está solicitando a través de esa medida que como entidad demos un registro, un aproximado de las víctimas, pero solo por el hecho de personas dadas por desaparecidas”, aclara el personero municipal, Jaime Hernán González.

A una cuadra del parque principal del municipio de Dabeiba se encuentra la Casa Museo de la Memoria del Pueblo, un lugar que recoge las historias y hechos de cientos de familias que fueron víctimas de la violencia y que hoy siguen esperando por la verdad y la reparación.

 

Ver Comentarios

d

X
Publicidad