8:01 am - 10 de Noviembre de 2019

Tres líderes de la UP que dieron la vida por darles un pedazo de tierra a sus vecinos en Urabá

Sus voces fueron silenciadas por la violencia. Este otro informe especial de ‘En busca de la verdad’, una serie de Colombia2020.

El proyecto del diario El Espectador es realizado con apoyo de la Embajada de Alemania.

Isabelina Torres, asesinada a sus 77 años, en enero del 2000. Su muerte se dio cuando ya habían sido ultimados más de 1.600 miembros del partido político Unión Patriótica, surgido de los acuerdos de paz entre el gobierno de Belisario Betancur y las extintas FARC. Solo en Urabá habían sido asesinados 200.

Hoover Quintero, otro líder asesinado el 24 de agosto de 1993, fue definido por su esposa María Rubio como un joven con ímpetu, “quería cambiar el mundo, que a la gente no le faltara un techo, dónde ganarse la vida”.

Candelario Pérez es el tercero de estos mártires, quien junto a los dos anteriores creó gran parte de los barrios de Turbo, Antioquia.

Él fue asesinado en enero de 1990 siendo concejal de Turbo.

Ellos, al igual que una larga lista de candidatos de la UP a los concejos y Asamblea de Antioquia, fueron borrados con sangre. Muchos en medio de la incursión paramilitar de la Casa Castaño, en Urabá en 1988.

Sus familiares hacen un recuento de cómo fue la vida de estos tres líderes y cómo fueron inmolados.

Vea Los Aljure: familia que retrata la crudeza del conflicto armado en los Llanos Orientales, otro especial de Colombia2020.

 

Ver Comentarios

d