9:56 pm - 15 de Abril de 2019

“Antes de talarlo, hay que intentar salvarlo”: la lucha del Jardín Botánico por árboles en Bogotá

150419ColapsoArboles

Como todos los seres vivos, también se enferman y es una unidad médica la que minuciosamente vela por su salud. Conozca su loable labor.

Las coberturas vegetales, formadas por los árboles, son los pulmones de las ciudades. En Bogotá, que por estos días padece altos niveles de contaminación, son imprescindibles, sostiene el arquitecto paisajista Walter Martínez.

“Lo más importante en el manejo de la arborización es que no podemos despilfarrar ese patrimonio paisajístico; antes que talar un árbol hay que ver todas las posibilidades para salvarlo y entender por qué está en dificultades”, dice. 

Y es precisamente la acción del hombre, sus máquinas, su asfixiante desarrollo, la que los tiene en cuidados intensivos.

Por eso no es extraño ver cauchos sabaneros afectados por plagas, pero también cubiertos por una capa de hollín: ese cóctel de contaminantes que generan los automotores.

A esta situación, se suma la preocupación del arquitecto Walter Martínez, quien dice que los sobrantes de llanta que arropan algunos árboles son un atentado contra los suelos.

“Es una ocurrencia que no está debidamente probada, sustentada, su ‘inofensividad’ no esta tan clara, afecta la disponibilidad de agua de los árboles, afecta la temperatura y por ende toda la microfauna, afecta el intercambio de oxígeno y gases varios”, sostiene Martínez.

Marcela Albornoz, bióloga del Jardín Botánico de Bogotá, es una de las personas que encabeza la lucha por los árboles enfermos. Ella explica cómo los tratan y aclara: “Es importante que la comunidad sepa que la última instancia, que el último recurso que usa el Jardín Botánico, es la tala. Siempre hay previo a eso infinidad de tratamientos”.

Según datos oficiales, entre enero de 2016 y marzo de 2019 se han atendido 63.955 árboles enfermos y a diario se tratan 120 en estado crítico.

Biólogos, arquitectos y expertos en hábitat coinciden en que los árboles son expresiones de vida, están incorporados al paisaje urbanístico. No se trata de buscar especies más resistentes a la contaminación, se trata de no contaminar más y hacer, para todos, un mejor lugar para vivir. 

Ver Comentarios

d