Publicidad

240x30push.png
#EstáEnTusManos Quiero recibir notificaciones con las noticias más importantes de Colombia y el mundo.
Activar
Ahora no

Publicidad

Concejal de Alianza Verde dice que alcaldesa de Bogotá “quiere un POT sin que le muevan una coma”

La discusión del Plan de Ordenamiento Territorial avanza muy lentamente en medio de la recusación de los 45 cabildantes, impedimentos, dilaciones y hasta amenazas.

Alcaldesa de Bogotá “quiere un POT sin que le muevan una sola coma”: concejal de Alianza Verde

Hablar del Plan de Ordenamiento Territorial (POT) de Bogotá es hablar de la apuesta de ciudad durante la próxima década. Sin embargo, el nivel de debate surtido por estos días en el Concejo tiene en vilo el proyecto.

En un hecho que dejó perplejo a más de uno la semana pasada, a través de una carta con logos de Colombia Humana, pero de alguien que no pertenecería al partido, los 45 concejales fueron recusados .

Publicidad

“Por favor, que no se perpetúen las jugaditas porque además hace inviable la función del Concejo, estas mismas triquiñuelas se pueden usar para cualquier otro proyecto”, dijo María Fernanda Rojas, presidenta del Concejo de Bogotá.

Pero allí no paran los líos. El concejal Celio Nieves, presidente de la comisión donde se debate el POT, fue amenazado e increpado violentamente.

Publicidad

Y cuando se pensaba que Claudia López contaba con las mayorías, cuatro de los concejales de su partido, Alianza Verde, marcaron distancia con el proyecto y, en cambio, les aplicaron ley de bancadas, es decir, su voto negativo no cuenta.

“La alcaldesa lo que ha mostrado es que quiere un POT sin que le muevan una sola coma y eso es muy difícil que pase”
Lucía Bastidas, concejal de la Alianza Verde.

Publicidad


Entre recusaciones e impedimentos, acciones legítimas, la pregunta es ¿a quién le conviene este ambiente enrarecido?

Lo cierto es que, mientras se halla la respuesta, se agotan los tiempos.

Publicidad

Los escenarios serían, primero, que se pupitree y que no se dé la discusión que debe darse; el otro, sería que se aprobara el texto en la comisión, pero no alcanzará el tiempo para la plenaria, y el otro, sería que no alcanzara a salir ni siquiera de comisión y la alcaldesa decretara el texto original”, dijo Carlos Carrillo, concejal del Polo Democrático.

Al final, si el POT no surte una discusión democrática, la gran perdedora será Bogotá. No en vano durante los últimos 17 años han sido varias las administraciones que han buscado sacarlos adelante, pero no lo han logrado.

Publicidad

✔️ Síganos en Google Noticias con toda la información de Colombia y el mundo. ✔️ Síganos en Google Noticias con toda la información de Colombia y el mundo.