Publicidad

Publicidad

Publicidad

240x30push.png
#EstáEnTusManos Quiero recibir notificaciones con las noticias más importantes de Colombia y el mundo.
Activar
Ahora no

Publicidad

“El COVID me cambió la vida”: odontóloga que superó el virus inició emprendimiento y ayuda a otros

La mujer de 36 años encontró en una de las crisis más difíciles la inspiración para cumplir su sueño de ser diseñadora de modas y ahora genera empleo. Esta es su historia.

La odontóloga Paola Plazas hace parte de los 1.987.418 colombianos que se han contagiado de COVID-19 ; vivió en carne propia los síntomas de este virus, sin embargo, en su caso hay una gran diferencia, ella vio con otros ojos lo que para la mayoría sería el final de todo.

“El COVID fue la oportunidad de nacer, de decirle sí a mis sueños. El COVID me cambió la vida”, cuenta.

Estuvo varios días en una unidad de cuidados intermedios en una clínica de Bogotá recuperándose con la seguridad de que saldría más fuerte que nunca.

“Hice todo lo posible por hacer todo lo que me decían los doctores por salir de la crisis. Al contrario, el COVID me dio fuerzas para poder decir: ‘Dios me va a dar una oportunidad y no la puedo desaprovechar’”, recuerda.

Y así lo hizo, salió directamente a cumplir su sueño, esto le implicó cambiar el consultorio odontológico y los instrumentos, por un taller de confecciones y mucha tela.

Publicidad


“Cuando el COVID llega a la puerta de mi casa fue increíble. Nace la Muela Fashionista”, subraya.

Un proyecto que nació en medio de la pandemia. Paola cuenta con el apoyo de muchos colegas, amigos y familiares.

“Ya estoy estudiando 'fashion business' y marketing digital, estoy metiéndome en las nuevas tendencias, buscando telas”, manifiesta.

Se trata de prendas diseñadas especialmente para todos los trabajadores de la salud, que se confeccionan en un pequeño taller en el norte de Bogotá.

“Con esto me di cuenta de que puedo ayudar a muchísimas personas, con esto me di cuenta de lo fuerte que puedo ser”, asegura.

Además de cumplir su sueño, Paola también se convirtió un ángel para la vida de John Jairo Castro, un sastre que había perdido su trabajo y quien es el encargado de confeccionar cada una de las prendas, acompañado de su hija y su sobrina quienes también trabajan en el taller.

Publicidad

“Se cruzaron nuestros caminos y de verdad es una oportunidad para ambos, es una luz”, dice Jairo.

Ambos están seguros de que un propósito muy grande los unió y ese objetivo común se lo ponen a cada prenda.

“Se le coloca amor, se le coloca creatividad y sobre todo calidad”, expresa.

Otro de los aportantes de este proyecto es el esposo de Paola, quien también quedó desempleado durante la pandemia.

“Yo me encargo de la parte logística, yo le ayudo para proveer las telas, los envíos, solucionar la parte operativa de la empresa”, señala Alejandro Cuervo.

Felices y motivados, a paso lento, pero seguro, así trabajan día a día.

Publicidad

“Es increíble, llegamos a toda la nación, llegamos a varios países y es un emprendimiento que realmente vale la pena y es un emprendimiento colombiano” indica Castro.

La ropa ha gustado tanto que ya están exportando a Chile, Panamá, Costa Rica, Guatemala, El Salvador y Estados Unidos.

Una oportunidad que nació y se consolidó en medio de una de las peores crisis que ha vivido el mundo, pero que estuvo llena de perseverancia y buena energía.

Convierta a Noticias Caracol en su fuente de noticias Convierta a Noticias Caracol en su fuente de noticias
Al continuar la navegación, el usuario autoriza que el portal web, propiedad de Caracol Televisión S.A., haga uso de Cookies de acuerdo con esta Política .
ENTENDIDO