Publicidad

Publicidad

Publicidad

240x30push.png
#EstáEnTusManos Quiero recibir notificaciones con las noticias más importantes de Colombia y el mundo.
Activar
Ahora no

Publicidad

“Gracias por tanto amor”: habitantes de calle lloran la partida de Frayñero

El sacerdote franciscano Gabriel Gutiérrez murió este Viernes Santo tras perder la batalla contra el COVID-19. Había dedicado su vida a los más marginados.

El sacerdote franciscano Gabriel Gutiérrez, conocido como Frayñero, fue un servidor de los marginados, de la otra Bogotá ignorada por muchos y de la que hacen parte los habitantes de calle y otras expresiones callejeras en alto riesgo de vulnerabilidad.

"Me dicen Frayñero porque entre ellos se tratan de ñeros, que es compañero. Y que ellos me tengan como compañero para mí es un orgullo muy grande", decía el padre Gabriel.

Caminaba por donde pocos se atrevían y abrazaba a quien nadie quería tocar.

"Nuestros conventos son las calles, para abrazar a los pobres, escuchar sus problemas", decía.

No le importaban los malos olores, el peligro ni la pandemia.

Publicidad

"Siempre nos traía algo, así fuera un chocolatico, pero siempre nos traía algo; pero es algo de corazón", dice entre lágrimas uno de los habitantes de calle que tanto ayudó.

Callejeando la fe se contagió de COVID-19, pero nunca perdió la esperanza de sanar.

"Yo estoy confiado en el Señor. Me pongo en manos de Dios, me pongo en la oración de mis hermanos y bueno con confianza, vamos con toda confianza en el nombre del Señor", le había dicho a Noticias Caracol hace algunos días desde la clínica.

Y en su convalecencia pidió a sus allegados no bajar la guardia.

"A llevar con paciencia esta situación tan incómoda como la que trae el COVID. No solamente a nivel de salud, sino también a nivel social, tanta gente que está sufriendo", señaló Frayñero.

Finalmente, falleció el Viernes Santo tras tres semanas de permanecer en una UCI de la Clínica Marly de Bogotá.

Publicidad

Su parche de amigos se reunió para despedirlo en el Parque Santander.

“Dios lo bendiga, mi ñero", le dijeron acongojados aquellos por quienes tanto trabajo.

Con rosas y oraciones le dieron el último adiós al fray más querido.

A las once de la mañana el cuerpo de fray Gabriel salió en un carro fúnebre rumbo al cementerio Jardines del Recuerdo, en donde fue cremado.

Convierta a Noticias Caracol en su fuente de noticias Convierta a Noticias Caracol en su fuente de noticias
Al continuar la navegación, el usuario autoriza que el portal web, propiedad de Caracol Televisión S.A., haga uso de Cookies de acuerdo con esta Política .
ENTENDIDO