Publicidad

Publicidad

Publicidad

240x30push.png
#EstáEnTusManos Quiero recibir notificaciones con las noticias más importantes de Colombia y el mundo.
Activar
Ahora no

Publicidad

¿Les da risa a los delincuentes ver una justicia sin dientes?

Posar ante la Policía haciendo muecas no es delito. Sin embargo, queda la sensación de que no hay respeto y mucho menos temor de lo que pueda pasar.

El caso de los presuntos criminales que posaron ante las autoridades entre risas despertó la indignación de la sociedad, aunque en el fondo muchos sospechaban por qué los sujetos estaban tan risueños.

(En contexto: Siguen burlándose de la justicia: en libertad presuntos ladrones que hicieron muecas en su captura )

Que hubieran aparecido haciendo muecas no los convierte en delincuentes. De hecho, este tipo de prácticas no son delito y no dejan de ser más que una cuestión meramente anecdótica.

Sin embargo, el debate de fondo es qué tantos dientes tiene el sistema de judicial para enfrentar a los bandidos

“Si en verdad el ladrón lo cogen y usted dice ‘me robó’, para qué más testigos de que robó. Pero si no lo cogen con las cosas en la mano, lo sueltan”, dice uno de los vecinos de Normandía, donde los cuatro capturados aparentemente estaban haciendo de las suyas.

Publicidad

Pasaron unos días después de la captura y, pese a la versión del ente investigador y que tuvieran armas de fuego en su poder, el sistema judicial dejó en libertad a tres de ellos.

Este es uno de los casos donde la medida de aseguramiento era procedente. La Fiscalía General de la Nación tiene una carga argumentativa mínima para que un juez de control de garantías decida sobre la imposición de la medida de aseguramiento”, explica Ricardo Burgos, abogado penalista.

En pocas palabras, la Fiscalía no mostró pruebas suficientes para que un juez decidiera enviarlos a la cárcel: “no había concierto para delinquir porque no se pudo demostrar que era una banda, y se imputó coautores de hurto calificado y agravado, y no había elementos de que estaban ingresando a hurtar. El juez dijo que podían tener otra intención”.

Juan Manuel Castellanos, otro experto en leyes, afirma que estas personas no quedan ‘limpias’: “Eso no quiere decir hoy que las tres personas que quedaron en libertad se van a ir impunes. Eso no quiere decir que efectivamente el derecho no aplique. Aquí lo que estamos diciendo es que hay un procedimiento, hay unas reglas establecidas”.

Y así como ocurrió en este caso, entre muchos tecnicismos legales, la pregunta es si la justicia ya no solo cojea, sino si llegará algún día.

Publicidad

Convierta a Noticias Caracol en su fuente de noticias Convierta a Noticias Caracol en su fuente de noticias