Publicidad

Publicidad

Publicidad

240x30push.png
#EstáEnTusManos Quiero recibir notificaciones con las noticias más importantes de Colombia y el mundo.
Activar
Ahora no

Publicidad

“Perdí mi rostro”: mujer relata cómo le cambió la vida tras ser víctima de ataque con ácido

Cifras sobre estos crímenes siguen siendo preocupantes: van 10 casos reportados este año en Bogotá. Alarma por venta libre de ácidos. #NiUnaMás

“Soy consciente de que la vida me cambió, me cambió totalmente, pero siento que ahora tengo más ganas de vivir que antes”, son las palabras de Lucía Tamayo, una de las tantas víctimas de un flagelo que lamentablemente no se detiene: las mujeres quemadas con ácido .

No son solamente las heridas físicas, sino también las heridas emocionales que también es lo que lo marcan a uno, entonces yo creo que es momento de que nos pongamos la mano en el corazón y pensemos en la otra persona”, señala.

Heridas emocionales que, según Lucía, representan un duelo por la pérdida de algo que ella amaba.

Siento que el duelo no solamente es perder a un ser querido, también significa perder algo que tú amas o tú quieres, en este caso yo perdí mi rostro. En su momento, pensé que la vida ya no tenía ningún sentido, pues no me reconocía al verme a un espejo”, cuenta.

Y dramas como el de Lucía se siguen presentando porque este tipo de ácidos se venden en establecimientos comerciales violando la regulación establecida por el Gobierno desde mayo de 2014.

Publicidad

“La verdad siento que la persona que lo vendió también es inmoral, pues también debió haber preguntado para qué iba a usarse, tener todas las medidas de precaución, pero creo que eso ahora es como ir a comprar cualquier cosa a la tienda y lo venden sin ningún problema”, señala.

Según la resolución 468 de 2014, la venta de ácido debería estar regulada por la administración de Bogotá a través de las alcaldías locales. Sin embargo, las víctimas se preguntan si esto se está cumpliendo.

Convierta a Noticias Caracol en su fuente de noticias Convierta a Noticias Caracol en su fuente de noticias