cali
5:59 am - 23 de Noviembre de 2018

Apremiante crisis obliga al cierre de esta clínica que atiende a más de 60 mil usuarios

iEO1rkDJzM4

La situación también afecta al personal médico del centro asistencial, tras una orden de la Superintendencia de Salud.

Una intensa crisis se vive en la Clínica Esimed de Popayán, capital del Cauca, donde solo se está atendiendo urgencias de baja complejidad.

Los médicos, quienes hacen lo humanamente posible para atender a los pacientes, aseguran que no cuentan con los insumos ni la infraestructura para prestar el servicio adecuado. Por esta razón, la Superintendencia y la Secretaría de Salud ordenaron el cierre del centro asistencial.

Cristian Fabián Delgado llegó en la mañana de este jueves 22 de noviembre a la clínica para solicitar un servicio médico, pero, según sus palabras, la cura le salió más cara que la enfermedad.

Tuve que ir a la droguería y comprar una jeringa porque aquí no la entregaban, supuestamente la tenían que entregar en droguería, pero no”, dijo este paciente de Esimed.

Desde el pasado junio, por orden de la Secretaría de Salud del Cauca, fueron cerrados los servicios de hospitalización, cirugía y urgencias de alta y mediana complejidad.

Según la titular de la dependencia, Maira Liliana Ramírez, la clínica está operando en “una construcción bastante antigua” que “no cumple con la normatividad”.

“Entonces, ellos tienen que mirar cómo organizan para poderle garantizar a los usuarios todas las comodidades, asistencia a la gente, médicos, enfermeras, la prestación de servicio”, explicó la funcionaria.

Mediante un comunicado, el personal que labora en el centro asistencial asegura que les deben un mes de salario, siete meses de recargo y prestaciones sociales.

"Se adeuda, además, periodos de vacaciones a todos los empleados, cesantías a los que están afiliados a empresas privadas y a algunos de las públicas, seguridad social: salud, pensión y riesgos profesionales", dice el documento.

La Secretaría de Salud del Cauca analiza el plan de contingencia presentado por la clínica para autorizar su cierre, pues su deber, dijo la jefe de la dependencia, es “velar por la prestación del servicio hacia los usuarios”.

Según el plan de contingencia, los pacientes serán atendidos en los hospitales San José y Susana López, así como en la Clínica Santa Gracia de Popayán.

La secretaria de Salud dijo, además, que verifica si la EPS tiene contratos vigentes con la red hospitalaria para la atención de los pacientes y así aprobar el cierre de la clínica.

Luego, directivos de la EPS tendrán que adecuar las instalaciones según la normatividad, para que se apruebe su reapertura.

Ver Comentarios

d