cali
4:50 pm - 5 de Marzo de 2018

Enterrados en la habitación de una casa fueron hallados los restos óseos de una mujer

Artículo

El terrible hallazgo ocurrió durante un allanamiento del Gaula, tras la confesión del presunto asesino. En ese cuarto, al parecer, dormían unos niños.

Según informó la Fiscalía, el procedimiento se llevó a cabo en una vivienda ubicada en el barrio República de Francia, de Cartago, norte del Valle del Cauca.

Miembros del Gaula, con apoyo del grupo de Identificación del CTI, y personal de la Defensa Civil llegaron hasta el inmueble donde descubrieron la aterradora situación.

“Debajo del piso de una de las habitaciones, los investigadores encontraron ropa y restos óseos, compactados en concreto, enterrados a una profundidad considerable”, indicó la Fiscalía.

El ente investigador afirmó que, aunque la identidad de la víctima está por establecerse, se trataría de Nancy Gelvez Padilla, una mujer de 61 años de edad que desapareció el pasado 1 de noviembre en Cartago.

Se presume que los restos correspondan a esta persona debido a que un hombre de 33 años, detenido en Cartagena la semana pasada y trasladado a Tuluá al ser señalado por el secuestro de la mujer, les informó a las autoridades sobre su paradero. 

“El hombre renunció a su derecho de guardar silencio y confesó que, luego del secuestro de la mujer de 61 años, en el centro de Cartago, la llevó hasta una residencia, donde la mantuvo cautiva”, señaló el ente investigador.

De acuerdo con la entidad, el sujeto, quien al parecer sostenía una relación sentimental con la mujer, la asesinó asfixiándola y, posteriormente, la enterró. El secuestro de la víctima habría ocurrido luego que el hombre supuestamente le pidió prestados 16 millones de pesos. 

“Por interceptaciones telefónicas realizadas por personal del Gaula y autorizadas por un juez, se pudo establecer que el hombre exigía a la familia de la mujer $150.000.000 por su liberación”, anotó la Fiscalía.

Uno de los hijos de la mujer asesinada le indicó al Gaula que, desde el celular de su madre, le mandaron un mensaje a su WhatsApp, pero que, por la forma como estaba escrito, se enteró que no había sido ella quien lo envió. 

El pasado 7 de noviembre, el hoy detenido llamó para informar que la mujer estaba secuestrada y que debían pagar la millonaria suma de dinero para liberarla. Minutos después, según la Fiscalía, “envió una fotografía donde aparece amordazada, detrás de una bandera del ELN”.

Los restos de la víctima fueron hallados el pasado sábado mientras el presunto responsable del crimen confesaba lo sucedido. Un juez penal de Tuluá, municipio del centro del Valle del Cauca, lo envió a la cárcel.

Fuentes cercanas al caso confirmaron que la habitación donde se produjo el macabro hallazgo era lugar donde dormían unos niños y que la vivienda había sido alquilada hace un mes. 

Fotos: cortesía Defensa Civil
Ver Comentarios

d