cali
8:48 am - 21 de Febrero de 2018

Historias del rebusque: radiografía de muchos caleños que se ganan la vida mientras la ciudad duerme

Son centenares los relatos de personas que han encontrado en esta práctica una opción de salir adelante en medio de la noche y así llevar el sustento a sus familias.

Desde hace más de un año, un semáforo en el norte de Cali, ha sido el punto de trabajo para Diego, un malabarista de 31 años de edad, quien se rebusca el dinero con este oficio.

“He pedido trabajo, yo tengo libreta militar de primera clase, infantería de Marina, he pedido trabajo y en 10 años nunca me ha resultado nada y por eso trabajo el semáforo, con sostengo a mi mamá, mi hermana, mi hija y mi perro”, señala Diego Armando Paz, malabarista.

Pero este hombre nunca está solo, lo acompaña ‘Nicolás’, su fiel amigo perruno quien se convirtió no solo en su gran compañía, sino también en su motivación.

También está la historia de un vendedor de jugos, en el sur de Cali, quien dice tener un sustento gracias al trabajo nocturno.

“Trabajan primos, primas, tíos, sobrinos, nosotros cuando llegamos acá teníamos un puesto y de ahí nos pasamos acá. Hemos trabajado para sacar nuestra familia adelante, esto es de mi hermano, yo se lo administro a él”, manifiesta Utilio Prado, administrador de juegos El Paisa.

Y en el oriente de Cali se encuentra doña Sofía, quien se desempeña como despachadora de carreras de taxi en las afueras de un hospital.

Como estas hay muchas más historias de personas que han encontrado en el rebusque una opción para salir adelante cada noche en las calles de Cali.

Temas relacionados: 
Ver Comentarios

d