Publicidad

Publicidad

Publicidad

240x30push.png
#EstáEnTusManos Quiero recibir notificaciones con las noticias más importantes de Colombia y el mundo.
Activar
Ahora no

Publicidad

¿Enrique Vives está evadiendo la justicia? Médico tratante jura que no autorizó el traslado

Policía, sin embargo, dijo que el empresario señalado de la muerte de seis jóvenes fue llevado a una clínica psiquiátrica porque así lo disponía “el dictamen médico”.

Thumbnail

El proceso contra Enrique Vives, detenido por conducir borracho y arrollar a siete jóvenes -seis de los cuales fallecieron-, está paralizado porque no le han podido imputar cargos debido a que en la última audiencia virtual estaba sedado y luego fue trasladado sin una orden judicial a una clínica psiquiátrica.

Lo que se ha podido establecer hasta el momento es que Medicina Legal no ha realizado una valoración médica al empresario en Santa Marta, algo que según expertos debió practicarse horas después del accidente de tránsito fatal porque en este momento no tiene sentido.

Sin embargo, señalan que las pruebas de alcoholimetría practicadas por la Policía a Enrique Vives y que demuestran que conducía en estado de ebriedad son válidas en un proceso judicial.

La juez, además, pidió la “historia clínica para que sea valorado el indiciado por Medicina Legal o por los especialistas que se requieran y que se hace necesario también tener esa historia clínica a disposición de la Fiscalía y de esta juez de control de garantías para las decisiones posteriores”.

A pesar de que la valoración no se ha realizado, de manera inexplicable Enrique Vives fue trasladado en la noche del miércoles 15 de septiembre a una clínica psiquiátrica, al parecer sin autorización de las autoridades, lo que también ocasionó una discusión en la audiencia.

“Se le advierte que no puede ser ordenado el traslado sin una autorización judicial”, dijo la togada que lleva el caso.

Publicidad

A esto se suma que la representante de la Procuraduría dijo en la sesión que tenía “una declaración bajo la gravedad de juramento del médico de la clínica, que dice que el señor, acompañado por la Policía, al tratar de ser retenido para que no saliera de la clínica, y sin embargo salió”.

No obstante, el coronel Jesús de los Reyes, comandante de la Policía de Santa Marta, indicó que "el dictamen médico disponía que se debía trasladar a una clínica de reposo. Se mantiene en su custodia y hemos puesto a disposición todas nuestras capacidades humanas, logísticas, para garantizar que se ejecute todo dentro de un debido proceso".

Expertos juristas dicen que si hay una orden médica sería permitido el traslado de Enrique Vives.

“Si se desatiende una orden de un juez, pues él ya tiene los mecanismos para hacerla cumplir; lo que pasa es que cuando se trata de una situación médica y hay una orden médica debe dársele prioridad a la salud, a la estabilidad de la persona, entre muchas otras razones precisamente para que la diligencia pueda hacerse y más adelante no se vean abocados a nulidades”, explicó el abogado penalista Francisco Bernate.

Algo en lo que coincide su colega Luis Gabriel Chaves.

“La juez debe revisar si efectivamente la decisión de trasladar a esta persona a una clínica psiquiátrica fue con una orden médica debidamente establecida, por lo cual primaría el derecho a la salud”, dijo.

Publicidad

No obstante, Rodrigo Martínez, abogado de las víctimas, dijo estar asombrado porque "alguien dispuso su traslado. Es de anotar que no es el médico que dice para dónde va, ni es el acusado el que dice para dónde va, este señor está por cuenta de la Fiscalía General de la Nación".

Para él, con este nuevo impasse en el proceso contra Enrique Vives "están ganando tiempo para hacer una posible solicitud de libertad, pero es intrascendente si el señor se declara con un trastorno mental en este momento, porque lo importante no es si hoy tiene un trastorno mental, lo importante es si en el momento que ocurrió el hecho tenía un trastorno mental".

¿Qué ocurrió el día que Enrique Vives arrolló a siete jóvenes en Santa Marta?

Enrique Vives Caballero se tomó una foto, al parecer en una licorera, y la subió en sus redes sociales horas antes de conducir su vehículo. Luego ocurrió la tragedia.

El empresario, embriagado y con exceso de velocidad, atropelló a siete jóvenes en la troncal del Caribe, seis de ellos murieron.

El conductor fue detenido y con pruebas de alcoholimetría se comprobó que iba borracho. Pasó la noche en una URI custodiado por la Policía y al día siguiente salió de la Fiscalía para una clínica privada. Según el informe médico, presentaba dolor abdominal y síntomas de estrés.

Publicidad

Fue trasladado, al parecer de forma irregular, a una clínica psiquiátrica 48 horas después.

Diona Charris, tía de una de las víctimas de Enrique Vives, dice que "solo queremos justicia, que este caso no quede impune y que él pague por lo que hizo, es lo que queremos y buscamos como familia".

Maira Calderón, familiar de otro los jóvenes fallecidos, cree que el empresario " está fingiendo, él loco no está, ahora mismo estábamos en la clínica donde está y salió la directora de la clínica a pedirnos que no hiciéramos ninguna clase de escándalo, que había otros pacientes".

✔️ Síganos en Google Noticias con toda la información de Colombia y el mundo. ✔️ Síganos en Google Noticias con toda la información de Colombia y el mundo.