Publicidad

Publicidad

Publicidad

240x30push.png
#EstáEnTusManos Quiero recibir notificaciones con las noticias más importantes de Colombia y el mundo.
Activar
Ahora no

Homenaje a Edilberto Benítez, uno de los primeros Corraleros de Majagual, que está delicado de salud

Este maestro de la percusión, quien ha hecho un importante aporte al folclor colombiano, se aferra a la vida acompañado de su familia en su casa.

Homenaje a Edilberto Benítez, uno de los primeros Corraleros de Majagual, que está delicado de salud

Con los Corraleros de Majagual gozan muchos. Desde sus inicios, hace más de cinco décadas, su música tropical, que enriqueció el folclor colombiano, recorrió cada región del país y puso a todos a bailar.

Los Corraleros de Majagual es para Colombia lo que es la Sonora Matancera es para Cuba o el Gran Combo, para Puerto Rico. Los Corraleros es la universidad de la música tropical en Colombia, por aquí han pasado los más grandes artistas de música tropical”, dice el músico Alfredo Gutiérrez.

Temas como ‘Los sabanales’, ‘La burrita’, ‘La paloma guarumera’, ‘El calabacito alumbrador’, entre otros, han hecho parte importante de las fiestas de los hogares en Colombia.

La agrupación de los Corraleros de Majagual reunió a varios músicos del género, que se convirtieron en las estrellas del momento, artistas del calibre de Alfredo Gutiérrez, Lisandro Meza, Calixto Ochoa y Eliseo Herrera.

Y, entre esos primeros corraleros, también estuvo asumiendo un papel quizá menos protagónico, pero no menos importante, el maestro Edilberto Benítez Tordecilla.

“Como músico, era un maestro de la percusión, también componía canciones, también a veces cantaba. Recuerdo que con un grupo de grabación que yo grabé en Sonolux, que se llamaba Los del Cesar, él cantó una canción que pegó mucho, se llamó ’El pajonal’. Muy buen compositor, también cantaba trabalenguas, era el hombre chistoso del grupo y a quien yo le consultaba cosas que se me ocurrían y él me aconsejaba”, comente Alfredo.

Publicidad

Nacido en Palmito, Sucre, Edilberto Benítez, de 79 años, es un artista polifacético, con una vena musical heredada de padre y madre, un matrimonio del que nacieron diez hijos, la mayoría músicos, que conformaron la dinastía de los Benítez.

“Somos hijos de Alejandro Benítez, músico y maestro también reconocido por tocar las bandas musicales en Sincelejo y Palmito y los pueblos vecinos, y de mi madre, Rosa Tordecilla, que ella también tiene su vena musical, debido a que sus padres y sus hermanas tocaban instrumentos y eran los que hacían las parrandas en los diferentes pueblos por ahí a sus familias”, afirma Everly Benítez Tordecilla, hermana de Edilberto.

La enseñanza de la música ha sido también un motor en la vida de Edilberto Benítez. Una actividad que ha insistido en realizar incluso en medio de la pandemia, cuando asumió los retos tecnológicos que exigieron las clases virtuales, pero, más importante aún, puso por encima a sus estudiantes antes que su salud, que ya venía deteriorándose.

Mi papá ahora mismo se encuentra en un estado de salud muy regular, pues ya mi papá venía presentando un cáncer maxilofacial, con traqueotomía, con gastro y todo. Pese a eso, mi papá siguió dando sus clases, hasta el último día que ya le dijimos ‘papi, descansa, vas a entrar a proceso de radio y de quimio y no puedes seguir agotándote así’”, señala Ruth Mary Benítez, hija de Edilberto Benítez.

Con sus muchos proyectos folclóricos pendientes, el maestro Edilberto Benítez se aferra a la vida acompañado de su familia en su casa, en la ciudadela 20 de Julio en Barranquilla. Amigos y colegas le desean pronta recuperación.

“Buena salud, mi hermano. Buena salud, Edilberto. Te necesitamos. El folclor y la humanidad necesitan gentes como tú”, concluye Hugo Morales, gestor cultural y amigo de Edilberto Benítez.

Publicidad

✔️ Síganos en Google Noticias con toda la información de Colombia y el mundo. ✔️ Síganos en Google Noticias con toda la información de Colombia y el mundo.