colombia
8:00 pm - 11 de Marzo de 2018

El orden público, otro de los ganadores en estas elecciones

Fueron los comicios más tranquilos de las últimas décadas. Fuerzas Militares y Policía solo reportaron problemas en dos zonas.

Los colombianos eligieron este domingo un nuevo Congreso con la expectativa de un triunfo mayoritario de la derecha opuesta al pacto de paz con las FARC, la exguerrilla que se estrenó como partido en las urnas.

Sin la amenaza de los grupos rebeldes, millones de electores decidieron el parlamento con el que gobernará el futuro sucesor del presidente Juan Manuel Santos.

El nuevo poder legislativo, que estuvo bajo control de fuerzas aliadas de Santos durante su mandato de ocho años, será determinante en la implementación del acuerdo que dio origen al partido Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común (FARC).

Aunque tendrá representación en el próximo Congreso bicameral (10 de 280 escaños), la otrora organización armada debió ir a las urnas como parte de los compromisos asumidos para terminar con un conflicto de medio siglo.

El partido de la rosa roja quería igualmente competir en las presidenciales del 27 de mayo, pero debió desistir por problemas de salud de su líder y candidato, Timochenko.

"Es la primera vez que en mi vida voto y lo hago por la paz", señaló Pablo Catatumbo, futuro senador de la FARC y quien se incorporó a la lucha rebelde en 1975.

Los comicios, que también se desarrollaron en medio de la tregua unilateral del Ejército de Liberación Nacional (ELN), último grupo rebelde activo del país, marcaron el inicio de la contienda para definir el próximo presidente en mayo.

Y aunque fueron unas elecciones cargadas de simbolismo para los 7.000 exguerrilleros que se desarmaron el año pasado y que ahora podían votar, la derecha y la izquierda menos radical terminaron siendo protagonistas al definir sus candidatos para las presidenciales en consultas interpartidistas.

¿Implementación en riesgo?

El Centro Democrático, que lidera el expresidente y senador Álvaro Uribe, y otros movimientos opositores al pacto de paz son favoritos para tomar el control del parlamento.

En un país donde el voto es voluntario y la abstención ronda el 60%, el exmandatario no solo se perfila como uno de los senadores más votados, sino que además logró sacar adelante la candidatura de su ahijado político Iván Duque, que triplicó en votos a su más cercano competidor, Marta Lucía Ramírez.

Mientras tanto, la fragmentada izquierda lucha para mantener su bancada minoritaria. El exalcalde de Bogotá y exguerrillero Gustavo Petro, representante del ala más radical, venció sobrado su consulta y será rival de Duque.

Aunque difícilmente podría reformar lo sustancial del acuerdo de paz, una mayoría parlamentaria de derecha genera incertidumbre frente a la implementación del sistema de justicia pactado con la exguerrilla para atender a las millones de víctimas de la guerra.

"Solo el hecho de no implementar lo que se ha firmado, sería suficiente para que este acuerdo no tenga consecuencias", señaló el analista Frédéric Massé.

Igualmente están pendientes de aprobación proyectos relacionados con las reformas rurales y políticas contenidas en el pacto.

La derecha también tiene grandes probabilidades de llegar a la presidencia, y eso en principio dificultaría un arreglo con el ELN. El grupo guevarista negocia la paz con Santos aunque los diálogos están en suspenso por un recrudecimiento del conflicto.

 

Ver Comentarios

d