Advertisement

Advertisement

Advertisement

240x30push.png
#EstáEnTusManos Quiero recibir notificaciones con las noticias más importantes de Colombia y el mundo.
Activar
Ahora no

Advertisement

Antes de perdonar, víctimas de atentado a club El Nogal quieren oír la verdad

El 7 de febrero del año 2003, Jairo Iván Ramírez cenaba con unos amigos en la taberna del club El Nogal, en Bogotá, cuando la edificación se convirtió en un infierno.
Las FARC detonaron un carro bomba en el lugar, matando a 36 personas y dejando heridas a 200 más.
Han pasado doce años pero con cada paso que da, es evidente que este odontólogo vive con las secuelas de la guerra.  
“Llevo 7 cirugías y voy para la 8”
Perdió movilidad, pero sobre todo, perdió seguridad. Por eso, si pudiera tener a sus victimarios frente a frente, ya sabe qué les preguntaría.
“Quisiera saber del operativo como tal. Si eso era lo que se buscaba o si buscaban afectar a dos o tres (…) de golpe caí ahí por casualidad no porque me estuvieran buscando a mí”, cuenta.
Pero con el caso de Iván, no paran los dramas.
Berta Lucía Fries también estuvo presente en ese fatídico atentado y por culpa de una pared derrumbada, duró ocho años incapacitada por una fractura de columna.
“Queremos saber por qué nos pusieron la bomba, ¿a quién iba dirigida? En el momento que el DAS diga: tuvimos la información y no hicimos nada y pedimos perdón y eso genere reparación, ahí habrá perdón”, dice Berta.
Estos sobrevivientes viven con traumas físicos y emocionales, pero con la voluntad de transformarlos.
Por lo pronto, hay una herida de guerra que exige honestidad para poder sanar.

Convierta a Noticias Caracol en su fuente de noticias Convierta a Noticias Caracol en su fuente de noticias

Advertisement

Al continuar la navegación, el usuario autoriza que el portal web, propiedad de Caracol Televisión S.A., haga uso de Cookies de acuerdo con esta Política .
ENTENDIDO