Advertisement

Advertisement

Advertisement

240x30push.png
#EstáEnTusManos Quiero recibir notificaciones con las noticias más importantes de Colombia y el mundo.
Activar
Ahora no

Advertisement

Antiguo miembro del M-19 recuerda las torturas que le infligió la inteligencia militar hace 30 años

"Golpes sobre los genitales, era desnudado y permanecía todo el tiempo esposado”, narra José Cuesta. Más testimonios sobre el batallón Charry Solano.
Cuesta recuerda cómo fue retenido durante más de una semana por miembros de ese grupo y lo sometieron a todo tipo de vejámenes.
Treinta años después de su retención habla sobre una foto tomada días previos a su liberación. Recuerda que esta se tomó para que el M-19 dejara en libertad al líder conservador Álvaro Gómez Hurtado, secuestrado en mayo de 1988.
También se conocen otros casos como el de Guillermo Marín y Hernando Benítez López, quien relató lo siguiente en 1979: "Me dejaron en interiores. Luego me ponen unas lonas en cada mano y encima las esposas. Y viene entonces la colgada. Golpes terribles en los testículos e interrogatorios con las mismas preguntas. […] A cualquier momento me tiraban después de cada tormento, y de nuevo me sacaban para recomenzar. Era tal mi situación que suplicaba que me mataran de una vez".
El sargento retirado Bernardo Alonso Garzón, quien se infiltró en el M-19 con el alias de ‘Lucas’, declaró ante la Procuraduría el 22 de enero de 1991 cómo miembros de inteligencia y contrainteligencia actuaban con tal de conseguir información y señala a altos mandos del momento, entre ellos, al entonces coronel Iván Ramírez Quintero, investigado por desapariciones en la retoma de Palacio de Justicia.
"Esa unidad con el solo hecho de ser de inteligencia y contrainteligencia tiene personas activas, colaboradores civiles de tendencias de ultraderecha, de gente que ha sido integrantes de esa misma unidad y que están en capacidad de fabricar cualquier cosa con el fin de desaparecer a una persona o simplemente de que aparezca muerta", se lee en la declaración del sargento Garzón.
Además, en ese interrogatorio Garzón contó cómo miembros de esta brigada habrían retenido a Irma Franco, también integrante del M-19: "No sé cuántos días la tuvieron ahí, ni exactamente cuál será el paradero. Lo cierto es que a los pocos días de sucedidos estos hechos oí varios comentarios de que ella estaba herida en la pierna y que la habían dejado por ahí cerca y al parecer se encuentra muerta".
Varias organizaciones de derechos humanos entregaron el informe El rol de inteligencia militar en los crímenes de Estado en donde se recogen varios casos de tortura y desaparición forzada por parte del batallón Charry Solano y la Brigada 20 del Ejército.
En septiembre de este año se conoció que la JEP le pidió al general en retiro Iván Ramirez Quintero firmar su acta de sometimiento para ingresar a esta jurisdicción. Sus víctimas esperan que allí revele toda la verdad oculta tras las torturas del batallón Charry Solano.

Convierta a Noticias Caracol en su fuente de noticias Convierta a Noticias Caracol en su fuente de noticias