Publicidad

Publicidad

Publicidad

240x30push.png
#EstáEnTusManos Quiero recibir notificaciones con las noticias más importantes de Colombia y el mundo.
Activar
Ahora no

Publicidad

Caficultores colombianos crean alternativas de fertilización para contrarrestar los altos costos

En 16 meses, el precio del bulto de abono químico ha incrementado su valor a cerca de 165.000 pesos.

Caficultores colombianos crean alternativas de fertilización para contrarrestar los altos costos

El ingenio de los caficultores colombianos para la creación de alternativas de fertilización les ha permitido mantener la rentabilidad de sus predios y seguir con la producción del grano.

En tan solo 16 meses, se estima que el bulto de fertilizante químico ha incrementado su precio a cerca de 165.000 pesos. Con 32 mil árboles, 20 mil de ellos produciendo 10 mil kilos de café castillo pergamino por año, es necesario tener un abono de calidad para los cultivos.

Publicidad

Ejemplo de la creatividad es Danilo Hernández, caficultor en Vergara, Cundinamarca, quien se ingenió tres acciones para hacer frente a los costos excesivos del bulto de fertilizante. La primera de sus estrategias se centra en mezclar el mucílago con cal y dejarlo fermentar durante 45 días.

Hernández compartió que “el tema de los abonos es bastante complicado, están demasiado costosos, aunque el precio del café también está alto”.

Además, reveló que regularmente en su finca procesan los residuos de los frutos del café para crear un abono orgánico. A pesar de que reconoce que este tipo de estrategia no entrega los mismos rendimientos de los 55 bultos de fertilizante químico que tradicionalmente utilizaba, sí le ayuda a garantizar las cuatro fertilizaciones que por año demanda su cultivo.

Las otras dos alternativas, para equilibrar el presupuesto afectado por los costos de los insumos, se relacionan con la apertura de su finca Guayacando al turismo, y el uso de una máquina que le permite reducir la mano de obra, ahorrar un 70% de agua y disminuir la contaminación por residuos.

Publicidad

A 543 kilómetros de Vergara, en Matanza, Santander, el caficultor Paulino Castillo también ha debido buscar alternativas para contrarrestar los elevados costos de los fertilizantes químicos.

Como medida ha recurrido al uso del vermicompost, el cual es un proceso de bajo costo que consiste en mezclar los residuos del beneficiado del café con estiércol de sus gallinas y añadir lombrices californianas. Es fundamental que la preparación se remoje cada tercer día. Con esta estrategia Castillo afirma que “se ahorra mucha plata”.

Publicidad

El médico veterinario Alejandro Osorio, quien reside en el municipio de La Palma, Cundinamarca, dice haber hallado la fórmula para enfrentar los costos de los fertilizantes implementando una “pequeña ganadería semiestabulada”. En el caso de su finca El Porvenir, la cual posee el sello rainforest para la exportación, utilizan el estiércol solamente para mezclarlo con la pulpa de café, otros residuos los destina para el abono.

El requisito para que pueda exportar es que le suministre a sus vacas la menor cantidad de químicos para no afectar el proceso de fermentación del estiércol y así no generar contaminación ambiental.

✔️ Síganos en Google Noticias con toda la información de Colombia y el mundo. ✔️ Síganos en Google Noticias con toda la información de Colombia y el mundo.