colombia
8:39 pm - 19 de Marzo de 2018

Cartas cruzadas, fotografías y un testigo probarían nexos de congresista con el ELN

Un desmovilizado le dijo a la Fiscalía que Alberto Castilla, senador del Polo Democrático, visitaba los campamentos de ese grupo guerrillero.

En una carta cruzada entre dos jefes del ELN se describe, además, lo que para los investigadores ha sido el apoyo político de esa organización terrorista al parlamentario.

"Nos alegra que estés desarrollando la campaña del amigo que aspira al Senado, con las familias y los amigos, entonces se vota el partido que es el Polo y al frente que aparece el número 9, entonces ese número nueve se le pone la X", está escrito en la misiva.

Esa y otras evidencias fueron recopiladas tras varios operativos al frente de guerra suroccidental del ELN, donde también se menciona a Germán Carlosama, representante a la Cámara por el movimiento AICO, a quien también la Fiscalía le compulsó copias a la corte.

"De igual forma se vota por la Cámara de Representantes, en este caso es el otro amigo, Germán Carlosama, este también es amigo del que aspira al Senado y han estado recorriendo algunos lugares juntos", dice la carta.  

Entre los documentos incautados, están fotografías de reuniones políticas en las que se ve a Castilla y de las que el ELN hizo análisis.

"En términos generales, se evalúa positivamente su gestión; la labor del senador fortalece la dinámica político-organizativa", sostienen los documentos en poder de la Fiscalía. 

Pero a Castilla también lo tiene contra las cuerdas el testimonio de un eleno desmovilizado que en 2012 le dijo al ente investigador que, desde 1999, el congresista visitaba los campamentos del ELN, concretamente el frente Carlos Armando Cuca Guerrero, en Teorama, Norte de Santander. Allí, según el relato, estuvo rindiendo cuentas de su gestión en el congreso.

El testigo asesinado por el esa guerrilla también contó que, en el año 2000, Alberto Castilla recibía 10 millones mensuales del ELN y que habría participado en una extorsión de 100 mil dólares a Dragacol en 2004.

Un dinero, que momentos después de ser recibido, según el relato, se lo habrían robado falsos policías. 

Se trata entonces, según los investigadores, nada más y nada menos que de los registros de reuniones políticas donde se trazó la estrategia para conservar la curul del senador del Polo Democrático en el Congreso.

Más sobre esta noticia:

 

Ver Comentarios

d