Publicidad

Publicidad

Publicidad

240x30push.png
#EstáEnTusManos Quiero recibir notificaciones con las noticias más importantes de Colombia y el mundo.
Activar
Ahora no

Publicidad

Con peligrosas sustancias adulteran la ‘pastilla milagrosa’, potenciador sexual de moda en Bogotá

La Policía encontró irregularidades en el comercio no solo de este producto, también en otros robados en India e ingresados ilegalmente a Colombia.

De local en local, en un centro comercial en Bogotá, un agente encubierto de la Policía Fiscal y Aduanera preguntaba por la llamada ‘pastilla milagrosa’ que para muchos está de moda en el mundo.

Diez de esas píldoras se consiguen por solo 15 mil pesos, pero detrás esconden una peligrosa mezcla que con solo escucharla lo pondría a dudar sobre su consumo.

La también conocida como ‘pastilla amarilla’ hace parte de un lote de medicamentos producidos artesanalmente y sin ningún tipo de medidas de bioseguridad en un laboratorio clandestino ubicado en una casa de la localidad de Kennedy, allanada por las autoridades y el Invima.

El general Gustavo Franco, director de la Policía Fiscal y Aduanera, explica lo que encontraron sus hombres en esa diligencia.

“Grandes sorpresas en el sentido de cómo utilizan ellos estos mecanismos para adulterar los medicamentos, pero también lograr toda la cadena logística hacia la distribución en diferentes sectores de la ciudad”, dijo.

En el inmueble no solo encontraron el conocido potenciador sexual adulterado, también medicamentos supuestamente para el dolor de cabeza o incluso para tratar enfermedades terminales en unas condiciones irregulares.

Publicidad

“Se encontró tadalafilo y otros elementos que presuntamente incorporaban este potencializador que está de moda ahora. Es un producto que puede ser placebo, harina compacta. Hemos encontrado lo que usted se pueda imaginar: harina, cemento, muchas veces tienen base de componentes combinados con harina, con agua, con algún tipo de pegante que lo compacte. Donde se encontró el producto no se cuenta con las condiciones sanitarias ni certificación de buenas prácticas de manufactura para poder adelantar la fabricación”, aseguró Roy Galindo, el secretario general del Invima.

Lo más delicado, aseguran las autoridades, es que estos medicamentos salían directamente a establecimientos comerciales en el centro y sur de Bogotá, o eran ofrecidos a través de páginas de internet.

“Por efectos de la pandemia, estas organizaciones también han aprovechado y hemos detectado que se ha incrementado, tanto así, que las acciones de la Policía Fiscal y Aduanera han permitido un incremento en la aprehensión en un 33 por ciento en todo el país”, dijo el general Gustavo Franco.

Resaltan las autoridades que hasta el momento por el consumo de estos medicamentos adulterados o falsificados no se han tenido víctimas mortales, pero no descartan que muchos pacientes que lleguen a hospitales con síntomas de intoxicación o alteraciones cardiacas sean como consecuencia de haber consumido esos productos.

El Invima reportó más de 5 mil denuncias de personas que han sido víctimas de medicamentos fraudulentos, algunos de ellos robados en India e ingresados por Venezuela.

Publicidad

Convierta a Noticias Caracol en su fuente de noticias Convierta a Noticias Caracol en su fuente de noticias
Al continuar la navegación, el usuario autoriza que el portal web, propiedad de Caracol Televisión S.A., haga uso de Cookies de acuerdo con esta Política .
ENTENDIDO