Publicidad

Publicidad

Publicidad

240x30push.png
#EstáEnTusManos Quiero recibir notificaciones con las noticias más importantes de Colombia y el mundo.
Activar
Ahora no

Publicidad

Con satélites e inteligencia artificial, Policía busca más precisión en fumigaciones aéreas

Esto se complementa con estudios previos, información que se traslada a las aeronaves. Líderes sociales y ambientalistas insisten en la inconveniencia del glifosato.

La Policía adquirió el sistema tecnológico estadounidense conocido como Satloc de cuarta generación, que, según la institución, es pura inteligencia artificial para ubicar con precisión los cultivos ilícitos.

Este sistema se complementa con el estudio previo de los sensores y satélites, que ubican los cultivos ilícitos en mapas de calor y medición, información que luego se traslada a un equipo ubicado en los aviones.

“Las aeronaves, que son de alta precisión, geolocalizadas, se encuentran ya en la base de San José del Guaviare. Los helicópteros, los jungla que van a prestar todo el apoyo y las tripulaciones se encuentran entrenadas”, indicó el director de la Policía Nacional , general Jorge Luis Vargas.

Los aviones Air Tractor de la Policía, diseñados para la tarea agrícola, ya fueron adecuados con un nuevo sistema de boquillas, que, según las autoridades, expulsan un tamaño de gota propicio para que no sea susceptible a que se evapore o se la lleve el viento.

Además esta tecnología bloquea la fumigación si la temperatura, velocidad del viento o humedad no están dentro de los parámetros.

Publicidad

La mezcla para el glifosato será 1% de coadyuvante mineral, elemento que -aduce la Policía- ayuda a que la gota sea más pesada, caiga en la zona elegida y no se disperse en el aire.

Sobre la posible fumigación en zonas protegidas, el gobierno respondió:

“¿Se debe hacer consulta previa? Sí, siempre y cuando se vayan afectar territorios indígenas o étnicos, es decir las minorías”, indicó el ministro de Justicia, Wilson Ruiz.

Las autoridades insisten en que esta concentración es menos invasiva y contamina menos que la anterior, que tenía un 10 por ciento más de glifosato.

Convierta a Noticias Caracol en su fuente de noticias Convierta a Noticias Caracol en su fuente de noticias