Publicidad

Publicidad

Publicidad

240x30push.png
#EstáEnTusManos Quiero recibir notificaciones con las noticias más importantes de Colombia y el mundo.
Activar
Ahora no

Publicidad

Confeccionando vidas: personas privadas de la libertad fabrican sus propios uniformes

Esperan, en un futuro cercano, poder hacer las prendas de guardianes del Inpec y hasta las que utilizan los policías de Colombia.

Muchas de las personas que se encuentran privadas de su libertad en las cárceles de Colombia están confeccionando sus propios uniformes. Este tipo de labores significan para el Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario -Inpec - una labor productiva, un cambio de conducta de los reos y un ahorro de dinero.

Ahora, los más de 74 mil ciudadanos que están en los centros penitenciarios del país se vestirán con los uniformes confeccionados por ellos mismos. Este es un programa similar al que se desarrolla en las cárceles de Estados Unidos .

Es una oportunidad para los reos, quienes, por la pandemia del coronavirus COVID-19 , no están recibiendo visitas y pasan sus días encerrados con pocos quehaceres.

“Hay un ahorro en el tema de uniformes, pero no es solo un tema económico, también se busca abarcar las capacidades para que todas las personas privadas de la libertad puedan cumplir con esa dotación que por ley hay que entregar”, afirmó Ariel Cohen, funcionario del Inpec.

Un equipo periodístico de Noticias Caracol visitó la zona en la que se hacen los uniformes. Allí la consigna es clara: confeccionar vidas, como la de Carlos Julio, quien, además de pagar por un error que cometió, aprovecha para aprender una habilidad que le sirve para el futuro.

Publicidad

“Esto ha sido muy importante para mi vida, pues cuando recupere la libertad voy a tener la oportunidad de trabajar en confección y así podré ayudar a la familia. También aportaré mi granito de arena y seré útil para la sociedad”, manifestó Carlos Julio Álvarez, reo de la cárcel La Picota, en Bogotá.

Omar también está en La Picota. Él es un experimentado sastre que tiene una microempresa de confecciones.

“Agradezco a mis padres, pues ellos me iniciaron en ese oficio y así voy a terminar. A mis hijos les enseñaré lo mismo cuando salga de aquí. Yo ya tengo mi microempresa”, afirmó Omar.

Estos hombres, que están en proceso de resocialización, esperan tener la oportunidad de diseñar más uniformes, como los de los guardianes del Inpec y hasta los de la Policía Nacional. Ellos desean recuperar la libertad, ser útiles para la sociedad y así no volver a delinquir nunca más.

Convierta a Noticias Caracol en su fuente de noticias Convierta a Noticias Caracol en su fuente de noticias