Advertisement

Advertisement

Advertisement

240x30push.png
#EstáEnTusManos Quiero recibir notificaciones con las noticias más importantes de Colombia y el mundo.
Activar
Ahora no

Advertisement

¿David contra Goliat? El joven abogado colombiano que demandó a Apple

Con solo 33 años, Camilo Araque cazó la pelea de su vida. Busca demostrar la supuesta obsolescencia programada de los IPhone con el propósito de aumentar ventas.
“La obsolescencia programada es sencillamente ralentizar o volver obsoleto de manera deliberada por parte del fabricante un aparato que efectivamente por sus componentes tendría una vida útil más amplia”, explica el joven abogado.
Por tal motivo, y en representación de un grupo de ciudadanos, Araque demandó hace ocho meses a Apple, una multinacional con presencia en todo el mundo que para el primer trimestre de 2019 proyecta ingresos por más de 90 mil millones de dólares.
De acuerdo con lo expuesto por el litigante, el gigante tecnológico no informó a sus clientes en 2017, como correspondía, que al corregir las fallas del software de los iPhone 6, en relación con el rendimiento de sus baterías, podía volver más lentas las aplicaciones.
Según Araque, todos los usuarios que descargaron la actualización 10.2.1 de su sistema operativo resultaron afectados y es a ellos a quienes dice representar en su acción de grupo. De acuerdo con sus cálculos, cerca de 700 mil personas en Colombia.
“Debe ser condenada Apple, sencillamente, porque está desconociendo un derecho constitucional que es el derecho de los consumidores (…) a partir de un sistema operativo, se alteró o disminuyó la vida útil con la finalidad que todos los propietarios accedieran a un equipo más nuevo de la empresa. Es decir, es una forma fraudulenta y totalmente contraria a derecho para que los usuarios adquieran un equipo más reciente de la compañía”, sostiene.
Una de las pruebas del abogado es que Apple, el 28 de diciembre de 2017, emitió un comunicado en el que admitió la falla y ofreció disculpas. Según Apple, el problema no fue intencional, pero sí aceptó que el nuevo sistema operativo pudo causar líos en los dispositivos.
"Aunque estos cambios puedan pasar inadvertidos, en algunos casos es posible que las apps tarden más en abrirse y el rendimiento disminuya", reconoció entonces.
No obstante, los demandantes están convencidos de que error fue deliberado. De todas maneras, el reconocimiento de Apple derivó en 60 demandas civiles como esta tan solo en Estados Unidos. Allí, el estado que más causas lleva es California. Ahora bien, hay acciones similares en Canadá, Israel, Corea del Sur, España, Brasil y Chile.
“Alguien tiene que decirles a las empresas que efectivamente los derechos de los consumidores y usuarios se respetan y tienen consecuencias al ser desconocidos, por importantes que sean, por Apple que sean”, recalca Camilo.
Oscar Guauque tiene 34 años y se considera una de las víctimas de Apple en Colombia. Su caso aparece reseñado en la demanda contra la multinacional norteamericana.
“Yo, una vez actualicé mi sistema operativo, experimenté que mi equipo se tornó lento, se tornó deficiente, se me apagaba repentinamente así tuviera el máximo de carga, y me ocasionó que tuve que comprar un nuevo equipo porque el anterior estaba obsoleto”, alega. 
Según Guauque, su caso encarna el de miles de clientes afectados que, muy seguramente, no tienen idea de este pleito.
“El nuevo equipo me costó aproximadamente cuatro millones de pesos. y con el antiguo no alcance a estar ni un año”, hace cuentas.
En el juzgado 15 civil del circuito, en pleno corazón de Bogotá, deberá ser fallada la demanda contra Apple. Los demandantes aseguran que, de ser condenada administrativamente, la multinacional se vería obligada a pagar cerca de 2 millones de dólares.
En la otra orilla, Apple sostiene que esta demanda es temeraria y que además cada usuario de iPhone por voluntad propia descargó el sistema operativo que hoy es objeto de controversia.

Convierta a Noticias Caracol en su fuente de noticias Convierta a Noticias Caracol en su fuente de noticias