Publicidad

Publicidad

Publicidad

240x30push.png
#EstáEnTusManos Quiero recibir notificaciones con las noticias más importantes de Colombia y el mundo.
Activar
Ahora no

Publicidad

El calvario de doña Emperatriz Guevara por el secuestro de su hijo a manos de las FARC

Esta valiente madre le contó a Noticias Caracol, días antes de la firma del Acuerdo de Paz, el infierno que vivió el coronel Julián Ernesto Guevara en cautiverio. Reviva aquí la entrevista.

Días antes de la firma del Acuerdo de Paz, esta mujer le contó a Noticias Caracol el infierno que vivió el coronel Julián Ernesto Guevara en cautiverio. Reviva aquí la entrevista. Suscríbase [GRATIS] a nuestro canal en YouTube: http://bit.ly/2Jhc3oO. Descargue nuestra aplicación: http://hyperurl.co/appnoticias Síganos en Google: http://bit.ly/2MrIZP3 WhatsApp El Periodista Soy Yo: http://bit.ly/2QD18rw WhatsApp Noticias Caracol Ahora: http://bit.ly/34ed1uQ Síganos en redes sociales: Facebook: https://www.facebook.com/NoticiasCaracol Twitter: https://twitter.com/NoticiasCaracol (@NoticiasCaracol) Instagram: https://www.instagram.com/noticiascaracol/ Nuestros canales en YouTube: Caracol Televisión: http://bit.ly/2CHpld2 Suscribirse Gol Caracol: http://bit.ly/2yAIGcU Suscribirse Shock: http://bit.ly/2CHNKzi Suscribirse Blu Radio: http://bit.ly/2CFF7Fo Suscribirse La Kalle: http://bit.ly/2JkgfEz Suscribirse Caracol Play: http://bit.ly/2SkyjlM Suscribirse El Espectador: http://bit.ly/2D4rkt7 Suscribirse

Tras la carta en la que, por primera vez, las FARC aceptaron haber cometido secuestros, son muchas las historias de la infamia a la que fueron sometidos los plagiados durante su cautiverio. Una de ellas, la del coronel Julián Ernesto Guevara, aquí contada por su mamá, Emperatriz Guevara.

Desde que era niño, el único sueño del coronel que murió en cautiverio, luego de más de 8 años de secuestro, fue ser policía. Las FARC se lo llevaron el 1° de noviembre de 1998 en la sangrienta toma a Mitú, la capital del Vaupés.

“Íbamos a donde pudiéramos, a donde nos dieran la oportunidad de mandarles un saludo y pedirles a las FARC que los devolvieran; eso hacíamos”, recordó doña Emperatriz Guevara en entrevista con Noticias Caracol en el 2016.

Con las cartas que recibía de su hijo, contó, sentía que Julián Ernesto no se quería dejar vencer: “nos mandaba hasta chistes” y decía “que no nos afanáramos, que eso ya la guerra se acababa, que no había ningún problema, que ellos estaban bien. Él nunca se quejó”.

Sin embargo, le contaron que el teniente coronel - ascendido a coronel durante el cautiverio – se enfermó a finales del año 2005.

El cabo Jhon Jairo Durán lo llevaba al baño y lo cuidaba. “Yo lo escuchaba cuando él me llamaba en la madrugada, o lo escuchaba toser, porque la tos jamás se le quitó. Desafortunadamente esa madrugada del 20 de enero del 2006 jamás lo escuché. No sé si fue que me quedé dormido o porque estaba la lluvia demasiado fuerte”, comentó entre lágrimas.

Publicidad

Y fue el cabo Durán quien trajo de la selva lo único que quedó de la larga agonía del coronel Guevara: los cuadernos con la memoria de un hombre que nunca se entregó.

“Julián no era de los que se arrodillaba fácilmente y menos a su enemigo porque lo único que quería era a su Policía”, dijo doña Emperatriz.

Tras la muerte de Guevara, sus compañeros en cautiverio les pidieron a los guerrilleros sepultarlo, pero no los dejaron y, al contrario, se llevaron su cadáver. Solo hasta abril de 2010 las FARC entregaron los restos a su familia.

En medio de su calvario, doña Emperatriz se convirtió en el símbolo de la fortaleza de las madres de los policías y los militares secuestrados.

Publicidad

Convierta a Noticias Caracol en su fuente de noticias Convierta a Noticias Caracol en su fuente de noticias

Publicidad

Al continuar la navegación, el usuario autoriza que el portal web, propiedad de Caracol Televisión S.A., haga uso de Cookies de acuerdo con esta Política.
ENTENDIDO