Publicidad

Publicidad

Publicidad

240x30push.png
#EstáEnTusManos Quiero recibir notificaciones con las noticias más importantes de Colombia y el mundo.
Activar
Ahora no

Publicidad

El drama que aún viven civiles y policías heridos durante disturbios del paro nacional de 2021

Fiscalía investiga 29 homicidios. Hubo cerca de 2.500 lesionados. Muchos siguen con secuelas y clamando justicia.

El drama que aún viven policías y civiles heridos durante disturbios del paro nacional de 2021

Los disturbios registrados en el marco del paro nacional del 2021 en Colombia dejaron 3 policías muertos y cerca de 2.000 heridos. Hoy, 1.242 uniformados siguen bajo tratamientos médicos.

Un brutal ataque registrado durante alteraciones del orden público en el marco del paro nacional del 2021 le cambió la vida al patrullero Cristian Calderón. Un explosivo le causó delicadas quemaduras en el cuerpo.

Publicidad

“Sufrí quemaduras de grado dos en cara, cuello, oreja y parte izquierda de la cabeza”, comenta.

El uniformado permaneció varios días en el hospital de la Policía.

“Se demora un año o año y medio al cicatrización de la cara y, el tema de la oreja, ya en unos meses empiezan con la reconstrucción de la misma”, explica.

Su oreja fue destrozada por la bomba lanzada, según el policía, por un encapuchado durante los disturbios en Bogotá.

Publicidad

“La zona estaba oscura y, como estaban arrojando muchas piedras y muchos objetos, no tenía la visualización clara y lo único que alcanzo a ver es el resplandor de aquella bomba molotov, lo único que hago es levantar el escudo y, para desgracia mía, la bomba alcanza a rozar el escudo, la cual arroja todo el líquido en mi hombro izquierdo, donde rápidamente se consumen las llamas, generando que las llamas suban hacia arriba del pasamontañas y ahí posteriormente empieza a quemar el rostro”, cuenta.

Desde ese momento, la vida del patrullero Cristian Calderón cambió.

Publicidad

“Me tengo que limitar de ciertas cosas, como el sol, no puedo salir tanto como se hace, no puedo ir a una piscina, estar siempre encerrado”, señala.

El uniformado le envió un mensaje a su agresor: “Yo no le guardo ni odio ni rencor a la persona que me hizo ese tipo de atentado”.

En los disturbios de hace un año, tres policías murieron y 1.836 resultaron lesionados, 594 de los cuales han sido dados de alta y 1.242 permanecen en tratamientos médicos.

“Fracturas, lesiones oculares, quemados con agentes químicos”, afirma el general Jorge Luis Vargas, director de la Policía Nacional, sobre las lesiones sufridas por los uniformados.

Publicidad

Uno de los policías que sigue sin poder levantarse de la cama del Hospital Central es el mayor del Escuadrón Móvil Antidisturbios (Esmad) Julián Saavedra. Su esposa, Claudia Uribe, recordó cómo resultó herido durante las protestas del 2021.

“En la vía Aguazul a Yopal había disturbios, había bloqueos. Cuando ya retiraron la gente de la vía, las unidades del Esmad se devolvieron a la vía y en ese momento le dieron vía a una ambulancia, porque llevaba una mamita materna. En ese momento, fueron 15 segundos, pasó un tractocamión y embistió a mi esposo, lo golpeó en el codo, salió a volar a una velocidad impresionante y causó el golpe en el cerebro”, dijo.

Publicidad

El mayor Julián Saavedra fue trasladado a Bogotá.

“Sufrió un trauma craneoencefálico severo, para toda la familia ha sido un proceso muy difícil esta situación”, señaló.

Claudia Confía en que el oficial se recuperará del todo muy pronto.

“Desde el primer momento en que abrió sus ojos, estuvo consciente, se comunica con sus ojitos, parpadeando, y aun así sigue hoy en día consciente. Solo falta es que hable, se levante de esa cama y sé que muy pronto lo hará”, anotó.

Publicidad

Y lo hará porque sabe que su esposo es un guerrero.

“Tenemos una hija de 9 años, para un hijo es difícil ver al papá, su héroe, su príncipe. Para ella ha sido muy difícil, ha sido muy fuerte mi niña, pero le ha dado muy duro ver a su papito en esas condiciones y, la verdad, trato de no traerla mucho porque ella llora muchísimo”, expresó.

Publicidad

Por ahora, solo con sus ojos, el mayor Saavedra expresa el amor por su familia.

“Le decía, ‘si me entiendes, parpadea, cierra tus ojos fuerte’. Y él los cerró fuerte. Entonces, desde ahí la comunicación ha sido así: si es un sí, parpadea; si es un no, no parpadea”, explicó.

Todo por un irresponsable, asegura ella, que frustró en segundos el sueño de una familia.

“No poder estar con su familia, no poder estar con su hija, no poder seguir su sueño en la institución, su carrera, porque él estaba estudiando. Deja sus sueños varados, no solamente él, también su familia”, aseveró.

Publicidad

Después de un año, le surgen varias preguntas y una de ellas va dirigida a la Fiscalía.

“¿La Fiscalía qué ha hecho? He enviado derechos de petición a la Fiscalía, la Fiscalía no me da como respuesta. No sé cómo va la investigación de mi esposo”, sostuvo.

Publicidad

También, Claudia le envió un mensaje al conductor que hoy los tiene viviendo este drama.

“Pensemos antes de actuar, es como el llamado que yo le doy a él y que espero que este accidente que, bien o mal, dañó sueños, como que diga ‘no voy a volver a hacer esto, la verdad, voy a pensar que yo también tengo un hogar y no le puedo destruir la vida nadie’”, concluyó.

Civiles heridos en el paro nacional


Al menos 20 civiles muertos y cerca de 500 heridos dejaron los enfrentamientos que se registraron durante el paro nacional en Colombia. La mayoría son jóvenes que enfrentan un drama por las afectaciones, muchas de ellas provocadas por uniformados.

Natalia Cadena Torres es una joven de 23 años que fue víctima de una cruel agresión durante las manifestaciones del 28 de abril de 2021. Con una grave herida en un ojo causada por un artefacto lanzado, al parecer, por un agente del Esmad, fue llevada a un hospital.

Publicidad

Fui atacada por un agente del Esmad quien me disparó en el ojo derecho y a consecuencia de esto he tenido que pasar por dos cirugías y actualmente uso una prótesis ocular en mi ojo derecho”, comenta Natalia, al recordar lo sucedido hace un año.

Ya recuperada, puso la denuncia, pero, a partir de ese momento, Natalia asegura que tanto ella como su familia empezaron a vivir otra pesadilla y tuvieron que salir de Colombia.

Publicidad

“Tuvimos que salir del país luego de haber puesto la denuncia ante las autoridades competentes, porque fuimos amenazadas en varias ocasiones, hasta el punto que las amenazas llegaron hasta la puerta de nuestra casa”, dijo.

Ya en otro país, sigue esperando a la Fiscalía para que le responda por los resultados de una investigación.

Una justicia que también espera Gareth Sella, otro joven atacado, según él, por el Esmad durante las marchas del año pasado.

El Esmad me disparó al ojo izquierdo, causándome un trauma ocular y dejándome ciego para siempre. Desde ese año de manifestaciones del 2021 para acá, mi vida cambió para siempre. Yo lo defino como que ese día que me dispararon, me mataron todo lo que yo había sido 24 años atrás, fui asesinado y ya no iba a volver a ser el mismo”, aseguró.

Publicidad

Por su caso en la Fiscalía, afirmó que nadie responde.

“La investigación por parte de la Fiscalía no ha avanzado en nada, solamente un dictamen de Medicina Legal donde decía que tenía 60 días de incapacidad, un daño físico para siempre”, apuntó.

Publicidad

Contó que también, durante un largo tiempo, tuvo que salir del país porque su seguridad y su vida estaban en riesgo. Hoy, confía en que su caso no quedará impune.

✔️ Síganos en Google Noticias con toda la información de Colombia y el mundo. ✔️ Síganos en Google Noticias con toda la información de Colombia y el mundo.