Publicidad

Publicidad

Publicidad

240x30push.png
#EstáEnTusManos Quiero recibir notificaciones con las noticias más importantes de Colombia y el mundo.
Activar
Ahora no

Publicidad

El profe que desafía la selva, la trocha y la inequidad para dar clases en Chocó

Se llama Yesid Córdoba y, tras varios kilómetros, llega al corregimiento de Motoldó en Atrato. Más de 50 alumnos se ven beneficiados.

Después de caminar una trocha de cuatro kilómetros se llega al corregimiento de Motoldó, en el municipio del Atrato (Chocó). Allí se evidencia que ni la escuela ni la población como tal tienen acceso a internet ni señal de celular y mucho menos cuentan con los profesores suficientes para enseñarles a más de cien niños que aquí habitan.

Pero uno muy especial sí lo hace: Yesid Córdoba. El profe, como le dicen cariñosamente, atraviesa el agreste terreno con tal de llegar a tiempo para dar sus clases en Motoldó.

Sus estudiantes lo esperan con las guías de inicio del año.

A Córdoba no le toca fácil, pues entre las 7:00 a.m. y 1:00 p.m. enseña siete materias. Aunque aquí no conocen de computadores, él igual les explica desde el papel cómo usarlos.

Quienes tienen el lujo de poseer un celular deben ir hasta la loma a ver si consiguen señal. Por eso piden urgente una antena.

En Motoldó, sus habitantes están agradecidos con el único profesor que hasta ahora desafía la trocha para enseñarles a todos.

Publicidad

“Él es un profesor bastante aplicado, se esfuerza para enseñarle a sus alumnos”, dice Karen Rentería Serna, quien quiere aprender a leer y escribir.

Entretanto, el profesor Córdoba sostiene que son muchos los niños talentosos que esperan una oportunidad para seguir creciendo.

“Ministerio de las TIC, ayúdenos por favor en esta comunidad que tanto necesita”, clama el maestro.

El profe finaliza diciendo que la falta de equipos e internet son la principal causa de deserción escolar en esta región del Atrato chocoano.

YT

El profesor que desafía la selva, la trocha y la inequidad para dar clases en Chocó

Publicidad

Después de caminar una trocha de cuatro kilómetros se llega al corregimiento de Motoldó, en el municipio del Atrato (Chocó). Allí se evidencia que ni la escuela ni la población como tal tienen acceso a internet ni señal de celular y mucho menos cuentan con los profesores suficientes para enseñarles a más de cien niños que aquí habitan.

Pero uno muy especial sí lo hace: Yesid Córdoba. El profe, como le dicen cariñosamente, atraviesa el agreste terreno con tal de llegar a tiempo para dar sus clases en Motoldó.

Sus estudiantes lo esperan con las guías de inicio del año.

Educación en Colombia, Chocó, Atrato

Convierta a Noticias Caracol en su fuente de noticias Convierta a Noticias Caracol en su fuente de noticias