Publicidad

Publicidad

Publicidad

240x30push.png
#EstáEnTusManos Quiero recibir notificaciones con las noticias más importantes de Colombia y el mundo.
Activar
Ahora no

Publicidad

Falta de oxígeno y pérdida de la memoria, las secuelas que el COVID le dejó a esta joven médica

Karen Sandoval asegura que no tenía problemas de salud, pero el coronavirus minó sus condiciones y tuvo que cambiar de ciudad para respirar más fácil.

Karen Sandoval es una joven médica que le ganó el pulso al COVID-19 , pero el virus dejó en su cuerpo efectos adversos luego del paso por una unidad de cuidado intensivo, algo a lo que los profesionales llaman síndrome postuci.

De hecho, tuvo que trasladarse a Machetá, en un municipio cálido cercano a Bogotá, para poder avanzar en su recuperación y poder quitarse el oxígeno.

“Todavía me encontraba ‘dessaturada’ cuando iba a hacer el egreso hospitalario, debí salir con oxígeno suplementario”, cuenta ella con una voz en la que se siente aún la dificultad por respirar.

¿El contagio le dejó secuelas?

“Sí, en mis controles encontraron una insuficiencia en una válvula del corazón, además una hipertensión pulmonar que requiere de la ayuda de oxígeno. Yo no sufría ninguna enfermedad, todos son secuelas del COVID”, señala.

¿Cómo se contagió?

Publicidad

“En mi trabajo, empezó una compañera con un contagio, me hice la prueba, inicialmente salió negativa, ese fin de semana comencé con síntomas, me volví a hacer la prueba y salió positiva. Dos días después me agravé y tuve que ir a urgencias”, recuerda.

Tras salir de la UCI, le sugieren cambiar de ciudad. ¿Qué otros efectos ha padecido?

“Volver a caminar, tener fuerza en las piernas, tuvo que ser con ayuda de terapia física, el desacondicionamiento físico fue bastante, también la pérdida de memoria, incluso a veces se me olvida el número de mi cédula”, afirma.

¿Qué mensaje les da a los colombianos?

“Que se cuiden, es una situación bastante seria, no se puede tomar como un juego, hay que ser conscientes de que no se debe pensar en sí me voy a enfermar o no, hay que tener en cuenta que en casa me espera un papá, una mamá, unos abuelitos, unos hijos a los que también podría contagiar, hay que ser muy conciente de las medidas de seguridad, y de que el sistema de salud ya se está agotando”, recalca.

“Por un capricho de salir, reunirme, no puedo atentar contra mi vida, esto es atentar contra la vida”, dice.

Publicidad

¿Por cuánto tiempo más debe permanecer en ese lugar?

“Debo esperar una cita de control para verificar el paso a seguir, pero voy a tratar de estar acá porque el clima me ayuda mucho”, puntualiza.

Convierta a Noticias Caracol en su fuente de noticias Convierta a Noticias Caracol en su fuente de noticias

Publicidad

Al continuar la navegación, el usuario autoriza que el portal web, propiedad de Caracol Televisión S.A., haga uso de Cookies de acuerdo con esta Política .
ENTENDIDO