Publicidad

Publicidad

Publicidad

240x30push.png
#EstáEnTusManos Quiero recibir notificaciones con las noticias más importantes de Colombia y el mundo.
Activar
Ahora no

Publicidad

Hace 35 años asesinaron a Guillermo Cano: “Nos enseñó a no ser lambones frente al poder”

Durante los 30 años que estuvo al frente de El Espectador fue un hombre de principios. Poner en evidencia el pasado criminal de Pablo Escobar le costó la vida.

Durante los 30 años que estuvo al frente de El Espectador , don Guilllermo Cano fue un hombre de principios que en sus investigaciones periodísticas no temió enfrentarse a narcotraficantes o poderosos.

Aunque estamos nosotros vacunados de infamias y de calumnias como que El Espectador va a cumplir el año entrante 100 años como periódico familiar independiente de todo poder político y económico. Guillermo Cano.

Publicidad

En su columna dominical, Libreta de apuntes, don Guillermo Cano denunció delitos financieros y desenmascaró a Pablo Escobar, luego de desempolvar una foto de 1976 en la que evidenció que el entonces congresista tenía un pasado vinculado al narcotráfico.

En el 83, Escobar fue despojado de su inmunidad parlamentaria y acusado de asesinato.

Los editoriales "¿Dónde están que no los ven?", y "Se les aguó la fiesta a los mafiosos" hicieron que Pablo Escobar estallara en ira.

“Lo que incomodó a Pablo Escobar en su momento fue que El Espectador hubiera puesto en evidencia, que le hubiera contado al país cuál era su pasado en el mundo de las drogas”, indica Jorge Cardona, editor de El Espectador.

Publicidad

El 17 de diciembre de 1986, al frente del periódico, don Guillermo Cano fue atacado por sicarios al servicio del cartel de Medellín.

El terror generado por el narcotráfico era un secreto a gritos.

Publicidad

Fue una masacre de periodistas, jueces y magistrados, que terminó con la bomba al Espectador.

Cardona, señala que los cimientos del periódico son el testamento ético de Cano.

“Que los derechos fundamentales se defienden sí o sí. Lo segundo, que hay que luchar por la transparencia en el uso de los recursos públicos y lo tercero es que hay que darle voz a aquellos sectores que carecen de ella”, agrega Jorge Cardona.

Y es que el legado de Guillermo Cano, 35 años después de su asesinato sigue vivo.

Publicidad

“Don Guillermo nos enseñó a no ser lambones frente al poder, a respetar a todas las personas sin importar títulos o apellidos y a no ceder frente a las presiones de los violentos”, recalca Elber Gutiérrez, jefe de redacción de El Espectador.

“Don Guillermo se inmoló no solo por los principios no digamos del buen periodismo, de los buenos seres humanos, de las buenas personas, que tanta falta hace en este país”, reflexiona por su parte Gustavo Gómez, director de 6.A.M. de Caracol Radio.

Publicidad

Guillermo Cano Izasa, un hombre que nunca traicionó el principio del periodismo: la verdad.

✔️ Síganos en Google Noticias con toda la información de Colombia y el mundo. ✔️ Síganos en Google Noticias con toda la información de Colombia y el mundo.