colombia
1:54 pm - 12 de Diciembre de 2017

Herederos de 10 familias vinculadas con corrupción controlarían 35% del Congreso si son elegidos

Santander, Atlántico, Nariño, Córdoba y Cesar son algunas de las regiones donde están estos ‘barones electorales’, según la Fundación Paz y Reconciliación.

La entidad entregó su primer informe sobre riesgo electoral para candidatos que aspiran a llegar al Senado y la Cámara en el 2018. En él quedan al descubierto herederos del escándalo de Odebrecht y los que tienen presuntos vínculos con grupos ilegales.

“La mayoría de esos clanes se nutren de ilegalidad, dineros ilegales, clientelismo, tráfico de influencias, corrupción”, recalcó León Valencia, director de la fundación.

“Casi diez clanes familiares, diez familias, podrían controlar el 35% del Congreso de la República en un país de 48 millones de habitantes”, agregó el subdirector de la entidad, Ariel Ávila.

Radiografía

En Santander, Richard Aguilar, quien aspira a llegar al Senado por Cambio Radical, es heredero de la estructura de su padre Hugo Aguilar, condenado a 9 años por la Corte Suprema de Justicia por vínculos con paramilitares.

En Atlántico está Nadia Blel, hija del excongresista Vicente Blel, también condenado por vínculos con grupos paramilitares.

En Nariño, Samuel Alberto Escrucería Manzi, el primer congresista en el país que perdió su investidura, lanzó a su hijo Rafael Alberto Escrucería, que aspira a llegar al Senado por el Partido Liberal.

En Cesar, José Alfredo Gnecco quiere ser reelegido en el Senado por el partido de La U. Es hijo de Lucas Gnecco y sobrino de Cielo Gnecco y, según Paz y Reconciliación, llegó al Senado acompañado del exgobernador de La Guajira Kiko Gómez, condenado a 55 años de prisión por homicidio.

En Córdoba está Jhony Besaile, candidato al Senado por el partido de La U y hermano de Musa Besaile, en el ojo del huracán por los sobornos de Odebrecht y el cartel de la toga.

En Cesar, Alfredo Ape Cuello Baute busca reelegirse en la Cámara por el Partido Conservador. Según Eleuberto Martorelli, exdirector de Odebrecht en Colombia, fue uno de los tres congresistas que se reunieron con Otto Bula para conseguir la adjudicación de la vía Ocaña–Gamarra.

“En el caso de Bernardo ‘el Noño’ Elías lanza a su socio (Eduardo) José Tous al Senado, un señor que además ha sido cuestionado cuando fue director del ICBF, y el hermano de ‘el Ñoño’ Elías se va a Cámara de Representantes por el partido de La U, Julio Elías Vidal”, precisó Ariel Ávila.

El escándalo de Odebrecht también salpica a Ciro Rodríguez, quien no quiere soltar su curul en la Cámara de Representantes por el departamento de Norte de Santander.

“En estos momentos no hay una sola mención de mi nombre que me vincule con un acto de corrupción. Lo seguiremos trabajando, esta vía es necesaria”, señaló el congresista.

Los casos se repiten a lo largo y ancho del país y, según Paz y Reconciliación, los colombianos tienen la palabra en las urnas para evitar que se repita la historia de los herederos de la parapolítica que se vivió en las últimas elecciones.

 

Ver Comentarios

d