Publicidad

Publicidad

Publicidad

240x30push.png
#EstáEnTusManos Quiero recibir notificaciones con las noticias más importantes de Colombia y el mundo.
Activar
Ahora no

Publicidad

La educación virtual puso en evidencia una curva que urge aplanar en Colombia: la desigualdad

Diez millones de estudiantes de colegios públicos y privados retoman clases y muchos no tienen computador, internet o buena conexión en tiempo de pandemia.

Profesores como Ricardo Mendivelso, que enseña en sexto y once de una institución distrital, intentan encontrar recursos para garantizar la enseñanza por igual a quienes no pueden conectarse a la jornada educativa.

“En sexto tengo 31 estudiantes y en este momento son 23 estudiantes que tenemos ahí, los demás han sido con llamadas, toca hacer otras cosas, por blog únicamente”, cuenta.

Y así comienzan las clases en la semana 13 de las 40 que tiene el año escolar para 8.100.000 menores en colegios públicos y 1.900.000 para los privados.

En una misma cuadra de Bogotá, por ejemplo, las clases son distintas para dos vecinitos, pues una no cuenta con un equipo moderno y el otro, en ocasiones por la conexión, no escucha bien a su maestro.

Y la situación tampoco es favorable para quienes residen en municipios distantes como Bolívar, Santander, donde Alejandro Villamizar pese a contar con un computador actualizado, tiene problemas para recibir las clases virtuales.

Publicidad

“A veces se cae (el internet) y se demora en conectar unas 5 o 4 horas”, cuenta.

Según el Ministerio de las TIC, por cada 100 colombianos hay 34 smartphones, 10 portátiles, 7,6 computadores de escritorio y 6 tabletas.

Y pese a las facilidades que ofrecen todos estos dispositivos, lo ideal es que los niños puedan acceder a sus clases desde un PC.

El Gobierno entregó a los colegios públicos 2.300.000 computadores, 700 mil ya tienen material que los estudiantes pueden ver sin necesidad de acudir a internet. Por eso se ha sugerido que los rectores autoricen a los pequeños a llevar estos equipos a sus casas.

Y hay más alternativas que el Gobierno contempla para garantizar la educación y que no haya deserción escolar durante la cuarentena del coronavirus COVID-19

Entre ellas está “el uso de la televisión como herramienta educativa y estrategias a través de contenidos precargados, que no requieren conexión a internet”. Además de acudir a emisoras regionales, explicó Sylvia Constaín, ministra de las TIC.

Publicidad

Y es que un computador básico y actualizado cuesta entre 800.000 y 1.500.000, dinero que no todos los padres tienen para garantizar que sus hijos no se queden sin educación.

 

Convierta a Noticias Caracol en su fuente de noticias Convierta a Noticias Caracol en su fuente de noticias