Publicidad

Publicidad

Publicidad

240x30push.png
#EstáEnTusManos Quiero recibir notificaciones con las noticias más importantes de Colombia y el mundo.
Activar
Ahora no

Publicidad

La Iglesia Católica propone repensar la economía del país: ¿qué pondrían ellos?

Monseñor Héctor Henao, director de Pastoral Social de la Conferencia Episcopal, habla de los diferentes problemas que atraviesa la sociedad colombiana.

“Hay que repensar la economía”. Esa es la propuesta de la Iglesia católica para salir de la crisis que estalló en Colombia a raíz de la reforma tributaria propuesta por el Gobierno del presidente Iván Duque y las condiciones de pobreza y pobreza extrema: en las últimas horas, el DANE reveló que 2,8 millones de colombianos cayeron en esta última.

Para explicar qué significa repensar la economía para la Iglesia, habló en Noticias Caracol monseñor Héctor Fabio Henao, director de Pastoral Social de la Conferencia Episcopal.

¿Qué los motivó a hacer el llamado a un diálogo nacional?

Esto tiene una historia muy interesante. El papa Francisco ha venido haciendo una reflexión muy larga sobre el tema de la polarización en distintas partes del mundo, las dificultades que hay frente a la situaciones económicas, financieras; tuvo la propuesta de hacer un gran pacto a nivel mundial que recoja las necesidades, diferentes puntos de vista, para repensar la economía de hoy y ponerle alma a la economía del futuro, repensar la economía en otros términos.

¿En cuáles?

Hay unos principios grandes que se han pensado y es que la economía debe ser pensada al servicio de la dignidad humana y del bien común, la economía tiene que ser pensada al servicio del ser humano, por lo tanto lo que se haga en estos momentos, tener consciencia de la gravedad de las situaciones que estamos viviendo: las estadísticas de pobreza del DANE, la afectación tan grande de las medidas que se han tomado para frenar la expansión del COVID.

Publicidad

También el hecho de que hay que escuchar e integrar todas las voces, campesinos, indígenas, estudiantes, de las personas que todos los ángulos pueden aportar, también de quienes tiene la responsabilidad del manejo de la economía en el país.

Todas esas voces pueden ayudar para que se haga una discusión desde los cuerpos legislativos, desde el Senado, con responsabilidad, transparencia, buscando el bien común, la equidad, la justicia.

Lo que se quiere es que caminemos hacia un pacto, una oportunidad realmente para pensar una economía que supere todas las dificultades que tenemos de exclusión, marginalidad, regiones del ´país en condiciones muy graves; incluso Bogotá, con más del 40 por ciento de personas en condiciones de pobreza. Eso nos llama a repensarnos fuertemente y este es un momento en el que hay que aprovechar esa oportunidad.

Pero se requiere la decisión de todos los sectores de dar un proceso de diálogo social hacia ese repensar la economía, repensar la sociedad.

Es paradójicamente donde el Gobierno sustenta la reforma tributaria, en esas personas que están pasando dificultades, ¿cree que realmente están conectados con el sentir, las necesidades del pueblo colombiano?

Hay un principio importante y es que las situaciones que estamos viviendo requieren unas trasformaciones en la sociedad, pero anotamos que hay medidas tributarias que no harán más que agravar las condiciones de las personas menos favorecidas.

Publicidad

Se requiere un ejercicio de pensar la inversión social, pero también el gasto público, hay que replantearse cuál es el gasto público que tenemos para evitar que la reforma tenga un impacto negativo.

Tenemos que avanzar en clave de diálogo social, hay una propuesta pero hace falta diálogo, más capacidad de vincular otros sectores, de crear espacios en los que la gente puede de una manera activa participar en el dar propuestas en esta discusión, quizá en más plazo para lograr colocar todos los principios éticos en el corazón sobre esta reflexión en la economía.

Queremos un plan que nos lleve a la recuperación social y economía de nuestro país, que vayan de la mano, que sean capaces de caminar juntos con la participación de todos los sectores de la sociedad colombiana.

¿Qué estaría dispuesto a hacer la Iglesia a poner de su parte? Porque no es un secreto las exenciones tributarias que tiene.

Vamos a publicar un informe de todo lo que está haciendo la Iglesia a lo largo de la pandemia. Si uno suma solamente lo que los bancos de alimentos están haciendo, la cifra es impresionante, de todo el motor que representan los esfuerzos.

También cómo llegar a las regiones más lejanas a cubrir las necesidades básicas de la población durante la pandemia.

Publicidad

Queremos poner sobre la mesa qué se está haciendo, cuál es nuestro esfuerzo, cuál es nuestro aporte, queremos invitar a un ejercicio colectivo, pensarnos como sociedad, pero pensar también que hay sectores que están haciendo una contribución muy fuerte y a nosotros desde la Iglesia, sin querer aparecer como los únicos, pero estamos haciendo un esfuerzo muy importante en varios sectores, en sectores con alimentos, ayudar en salidas frente a problemáticas de vivienda y salud.

Hay una movilización muy grande, solidaria para buscar salidas.

Convierta a Noticias Caracol en su fuente de noticias Convierta a Noticias Caracol en su fuente de noticias