colombia
12:12 am - 19 de Abril de 2017

La vida sin religión vale la pena: minsalud critica a “profetas”, políticos y redes sociales

Por: 
Noticiascaracol.com

‘Alguien tiene que llevar la contraria’ es el libro que escribió el ministro Gaviria y que causará mucha política. Allí plasma ideas que, seguro, levantarán ampolla.

En entrevista con Juan Roberto Vargas, director de Noticias Caracol, el ministro se va lanza en ristre contra Alejandro Ordoñez, critica a lo que llama “falsos profetas” y asegura que no se deja influenciar por las indignaciones colectivas en redes sociales.

Usted le da palo a los extremos, a la derecha y a la izquierda

Hay una frase del intelectual Voglio: “Yo odio los fanáticos”. No me gusta el fanatismo ni de izquierda ni de derecha.

¿Usted es ateo?

Yo soy ateo, respetuoso. Soy producto de lo que he leído, de lo que he vivido, la forma como concibo el mundo, pero me gusta la espiritualidad. Pienso que es importante para los humanos tener el sentido de la trascendencia.

Primero habla de una historia personal, pero pone un tema que es crítico, el tema de la salud pública y temas que tienen que ver con la sexualidad y entra un cuestionamiento grande al tema de los sacerdotes y de la fe en Colombia utilizada para este tema.

Aquí en el ministerio me ha tocado dar varias peleas muy complejas en esa dirección.

Una es la vacuna del papiloma humano, que algunos fundamentalistas religiosos la llaman la vacuna de la promiscuidad. La otra es la lucha por la interrupción voluntaria del embarazo, que es un derecho de las mujeres colombianas.

¿Ni siquiera aceptando la sentencia de la Corte?

Yo básicamente lo voy a decir con absoluta claridad. Ha habido una persecución desde la Procuraduría a todos los funcionarios públicos que se atrevieron a entrar en ese tema. De Alejandro Ordoñez hacia abajo.

¿Él lideraba?

El lideró casi una cruzada en contra de funcionarios honestos que querían cumplir lo que había estipulado la Corte Constitucional.

¿Cómo era esa persecución?

Con investigaciones disciplinarias abiertas, con demandas a todos los actos administrativos, con cartas que llegaban aquí todos los días, con citaciones al Congreso de algunos congresistas aliados de esa causa que yo combato, no solo intelectualmente sino con políticas públicas.

¿Eso que tanto daño hizo?

Yo creo que hizo mucho daño por lo siguiente, en Colombia según las estadísticas disponibles, que no son muy exactas, hay 300 o 400 mil abortos clandestinos. Tenemos la jurisprudencia constitucional en este tema más sofisticada de América Latina. Pudimos haber evitado muchas muertes y sufrimiento humano.

Muy grave esa denuncia

Me parece grave lo que pasó en Colombia, además es utilizar el poder intimidatorio de un organismo de control para que el país no consolide un derecho.

La siguiente frase que ustedd dice y encaja en eso: hay que cuestionar a los salvadores de almas. ¿Cómo es eso?

Yo creo que quien trata a uno de salvarlo y de imponerle su visión del mundo…hay una frase por allá en la Revolución Francesa, los que se creen puros buscando a los menos puros para depurarlos.

¿Eso era el procurador?

Sin ninguna duda.

Y ahora es candidato presidencial

En esos estamos. Las sociedades tienen que estar basadas en la diversidad; que todos podamos pensar distinto, y cuando uno cree que está por encima de todo el mundo y que su labor es de depuración moral empiezan los problemas.

La vida sin religión vale la pena…

Yo creo que se puede encontrar significado, sentido de trascendencia más allá de las religiones; yo siendo muy respetuoso de las creencias religiosas.

Hay una frase más de ese tema. Los ateos y religiosos somos vecinos de apartamento y dice los ateos y los agnósticos no cometen más crímenes que quienes comulgan cada domingo

La historia de la Iglesia ha sido una historia violenta así lo tenemos que aceptar la humanidad. Hay una frase de Héctor Abad Faciolince, que se definió, y yo me definiría de la misma manera, como un ateo manso.

No busquen todas las respuestas en un único libro o predicador por elocuente que sea. Esos son con frecuencia los peores. ¿En Colombia quién es así hoy?

Yo creo que Colombia está viviendo una polarización, tenemos un tema muy complejo, donde la extrema derecha y la extrema izquierda tratan de presentar un único dogma.

Desconfíen de los profetas, los iluminados, de los que creen en las soluciones totales

Lo podemos ver en la reciente historia de la humanidad, qué pasa cuando llega un iluminado que dice borrón y cuenta nueva, vamos cambiar completamente la sociedad…¿qué es lo que ocurre?

Desafortunadamente a los seres humanos nos gusta eso, nos gusta el gregarismo, seguir a cualquiera que nos presente la respuestas para estas preguntas tan difíciles.

¿Que tan lejos estamos de caer en Colombia en una situación de esas con un profeta, como le ha pasado a Venezuela, a otros países, incluso como algunos dicen le está pasando a Estados Unidos?

Yo tengo esa preocupación. No sé qué tan lejos no sé si sea un evento probable pero es un evento posible. El clima de opinión de este país es tan complejo, la misma polarización política. Segundo, y es un hecho que no se ha dimensionado mucho. Las clases medias urbanas con mayor información están viendo que los problemas tradicionales estaban ahí que no nos preocupábamos ya comienzan a ser evidentes. Es una ciudadanía más informada.

Y tercero las mismas redes sociales.

También los problemas que tenemos como sociedad algunos recientes, otros más antiguos. Yo si veo una especie de contradicción

Nuestro país tiene muchos problemas, pero también muchas virtudes y eso parece depreciarse completamente.

Esa es la “fracasomanía”, cuando las soluciones que son importantes, pero que no son perfectas, comienzan a ser odiadas, por todo el mundo nuestros esfuerzos reformistas pueden terminar en la nada.

¿A Colombia se la tomó la fracasomanía?

Yo veo mucho, mucho, pesimismo permanente, en las redes sociales, en los políticos y digámoslo claramente, en los medios de comunicación.

No le presten atención a los juicios pasajeros y superficiales de la opinión pública, no se sumen a la indignación facilista. ¿Cómo es eso?

No ser apocalípticos. Y decir aquí tenemos problemas y vamos a afrontarlos con decisión, pero los juicios coyunturales y pasajeros de la opinión pública no lo son todo.

Cada dos meses se hace una encuesta en Colombia, y aparte en el periódico El Tiempo; ¿y cuál es el ministro peor evaluado?

Usted. ¿Por qué?

Por los problemas del sistema de salud. Entonces la pregunta es, ¿yo me debo preocupar mucho por eso? ¿Sí o no? No puedo ser indiferente completamente pero no puede ser la única métrica. Debo tener una perspectiva de mucho más plazo.

Usted le achaca esa impopularidad suya a la falta de información de la gente. ¿No puede haber también algo de verdad?

Y hay algo de verdad. El mundo es complejo y coexisten una indignación que es completamente valida. Muchas de las otras cosas son invisibles.

Yo no creo que la mayoría tenga la verdad y las opiniones agregadas de millones de personas no son necesariamente correctas y eso es difícil para todos.

Es difícil para ustedes en los medios de comunicación porque es difícil estar en contravía de la opinión y mucho más difícil desde el gobierno porque nosotros nos debemos a la gente.

Pero yo creo que uno tiene también necesita tener el valor y decir, y puede que la gente esté pensando una cosa, pero yo creo lo contrario y pienso que es correcto, y lo voy a defender con argumentos. Tampoco se puede caer en la trampas del aplauso y resistirse a esas presiones de la gente, es algo que necesitamos hacer desde la función pública.

¿Cómo resiste el aplauso?

Yo tengo una ventaja porque no me estoy preocupando por una próxima elección, no me llama la atención la política electoral; entonces no me interesa ser muy popular.

Usted no dice lo que la gente quiere oír

Trato de no hacer eso, de no ser siempre políticamente correcto. No creo que muchos políticos puedan dar una entrevista diciendo yo soy ateo. Eso es un suicidio político.

Hay una virtud que yo trato de decir en el libro. La única virtud que pretende este libro es la honestidad. No es para enamorar a nadie.

Alguien tiene que llevarla contraria, ¿a quien se la lleva usted?

Yo le he tratado de llevar la contraria no solo en el libro sino en mi vida pública a ciertas formas de dogmatismo, al dogmatismo que dice que el Estado es la única solución o el único problema.

He querido llevarle la contraria a cierta indignación colectiva que yo veo muchas veces en las redes sociales, que piensan poco.

Me gusta llevarle la contraria a los mercaderes de la inmortalidad, esto es la industria farmacéutica y la Iglesia católica.

Usted dice que esto es una catarsis o sublimación de las obligaciones propias de un funcionario. ¿Qué significa eso?

Ser funcionario público es enfrentarse todos los días a ciertas frustraciones. Que muchas veces la gente no funciona como uno quiere.

Es un edificio de 23 pisos, uno dice una cosa, muchas veces no se hace. Los debates en el Congreso son complejos. El cambio social es complejo.

¿Es muy difícil del dicho al hecho?

Uno de los primeros capítulos que se dice en la vida pública: pueden pasar años muchas veces décadas entre el comuníquese y el cúmplase.

¿A qué es lo más difícil que se ha enfrentado?

Talvez lo más difícil es la superposición de intereses que coexisten en este sector. Desde EPS, hospitales, industria farmacéutica, médicos -y dentro de los médicos especialistas, generales- y pacientes.

No encuentro otro sector donde haya una economía política más compleja.

La percepción y la realidad muchas veces es que el tema de la salud en Colombia no funciona. A la gente no le prestan salud. Casi que les toca rogar, demandar pelear para que les den salud en Colombia, hablo del sistema público incluso en la privada. Pero en la pública es una batalla diaria para el ciudadano de a pie.

Es una realidad compleja. Pero donde lo más visible son los problemas, pero también hay cosas buenas que paradójicamente es visto con admiración desde afuera.

¿Sabe o no el país que la mortalidad infantil disminuyó sustancialmente en Colombia en los últimos cinco años y cumplimos la meta del milenio? ¿Que por primera vez en una generación disminuyó el embarazo adolescente?

Esas cifras deberían importar pero son muy invisibles en medio del debate nacional, porque el cambio gradual se nos invisibilidad en la sociedad. Uno tiene que ser capaz de apreciar los logros pero de no caer la complacencia en la rebeldía. Hay cosas que son inaceptables en nuestro sistema de salud, pero también reconocer lo bueno.

Usted hizo algo que fue capaz de enfrentarse a un monstruo a una farmacéutica nacional. Eso pisa callos.

Cuando yo llegue me tocó regular los precios de los medicamentos. Con eso se ahorró un billón de pesos, eso casi que justicia mi paso por el ministerio.

A mí el clientelismo me parece la puerta de entrada a la corrupción y lo he combatido.

Ver Comentarios

d