Publicidad

Publicidad

Publicidad

240x30push.png
#EstáEnTusManos Quiero recibir notificaciones con las noticias más importantes de Colombia y el mundo.
Activar
Ahora no

Publicidad

¿Les pega a sus hijos para corregirlos? Corte Suprema de Justicia advirtió que eso no se puede hacer

Llegar a esos extremos podría terminar en sanciones penales contra los padres por violencia intrafamiliar. Esto dice el alto tribunal en un fallo reciente.

A través de un fallo, la Corte Suprema de Justicia advirtió que una cachetada, bofetada, patada o incluso un pellizco no puede ser la forma de corregir a los hijos por sus faltas o errores.

La determinación del alto tribunal se produjo luego de estudiar el caso de un papá que le pegó una cachetada a su hija por una pataleta que le armó y le ocasionó una incapacidad de siete días, pues le afectó parte de un ojo.

Mientras muchos ciudadanos consideran, por ejemplo, que una palmada es una forma de reprender y corregir a los hijos, la Corte Suprema de Justicia la cuestiona y señala que ni siquiera un comportamiento desobediente puede terminar en maltrato físico.

“Si veo que mi hijo está haciendo algo malo, como el vicio, yo no puedo cogerlo con pañitos de agua dulce y decirle que no lo haga. Yo tengo que castigarlo”, dice un habitante de Bogotá.

Sin embargo, llegar a los extremos del maltrato físico podría terminar en sanciones penales contra los padres por violencia intrafamiliar.

“Los padres al corregir a los hijos no pueden hacerlo acudiendo al castigo físico para reprenderlos por sus faltas y errores o imponer su autoridad. En ejercicio de él, deben preferir las sanciones que contribuyan a su proceso de formación“, señala el fallo de la Corte.

Publicidad

En eso están de acuerdo los expertos, quienes aseguran que el castigo físico no corrige.

“Hay que señalarle al niño que lo hizo mal y tratar de orientarlo para que el niño reconozca que esa acción fue indebida. Además de esto, que sea capaz de expresarle las excusas a la persona afectada, que haga algún tipo de acto reparativo y que reflexione”, explicar el psiquiatra infantil Álvaro Franco.

En su fallo, la Corte Suprema señala que, si bien la ley les da derecho a los padres a corregir a sus hijos, no quiere decir que sea por la vía del castigo corporal y moral.

Esta sentencia del alto tribunal se conoce en momentos en que el Congreso de Colombia estudia un proyecto para prohibir hasta la llamada palmadita.

“El derecho a corregir que tienen los padres hacia sus hijos no incluye darles cachetadas ni pellizcos, ni coscorrones ni azotes. No más castigo físico en nuestro país, hay que avanzar en evitar fenómenos de violencia en Colombia”, afirma Harry González, representante a la Cámara del partido Liberal.

Publicidad

La Corte Suprema de Justicia asegura que los padres sí tienen límites para reprender a sus hijos, pero que esas correcciones deben contribuir a su formación y no atentar contra los derechos humanos.

Convierta a Noticias Caracol en su fuente de noticias Convierta a Noticias Caracol en su fuente de noticias

Publicidad

Al continuar la navegación, el usuario autoriza que el portal web, propiedad de Caracol Televisión S.A., haga uso de Cookies de acuerdo con esta Política .
ENTENDIDO