colombia
5:31 pm - 10 de Agosto de 2019

La guerra que las autoridades pierden en el Catatumbo

Los enfrentamientos suceden desde 2016 y los habitantes de la región, pese al incremento del pie de fuerza, denuncian que siguen confinados y bajo el terror.

La guerra por el control de este territorio del Norte de Santander, rico en hidrocarburos e inundado de cultivos ilícitos, tiene en vilo a sus habitantes, que por muchos años han sido testigos del horror y las ansias de poder de los grupos armados.

"Operan las FARC, Pelusos, Ejército de Liberación Nacional, hay varios grupos, muchos grupos (armados) y el para militarismo también llega y también hacen injusticia, nos atropellan”, denunció un desplazado, bajo la condición de proteger su identidad.

Es una región conformada por once municipios: Ábrego, Convención, El Carmen, El Tarra, Hacarí, La Playa, Ocaña, San Calixto, Sardinata, Teorama y Tibú. La mayoría ha sido blanco de ataques y atentados.

“Hay enfrentamientos a media noche, no sabe uno la hora, los niños, los más pequeños, son los que más sufren”, dijo la fuente.

Secuestros, desapariciones, violencia sexual, extorsiones, desplazamientos y abandono estatal.

"Son muchísimas las personas que en la región han sido víctimas de extorsión, amenazas, han matao por no pagar una extorsión de un millón de pesos, por eso matan una persona", dijo un comerciante, también bajo la condición de no revelar su identidad.

De los más de 280 mil habitantes del Catatumbo, al menos cuarenta mil han sido desplazados entre el 2017 y 2018 según la ONG ‘Human Rigths Watch’.

"La guerrilla nos estaban amenazando, mataron a mi papá y a mi hermano; no sabemos por qué los mataron, nos tocó escondernos por tres días porque estaban buscando a mi familia para hacerle daño también", relató el desplazado.

Su testimonio no es el único. “Siento miedo, temor, hace cinco meses me mataron un hermano. Llegaron a las casas, dijeron que teníamos 12 horas para dejar las casas, lo dejamos todo perdido”, dio a conocer otra víctima.

Cenaida Sanguino hace muchos años perdió a su profesor, lo mataron en frente suyo, por eso dice que los niños son quienes más sufren la violencia.

En el Catatumbo hay cerca de dos mil estudiantes que han visto interrumpidas sus clases, están atrapados entre las balas y el miedo de sus maestros.

José Élver Pérez, habitante de la región, dijo que hace “mucho tiempo que los profesores no llegan, en este momento tenemos más de un año que los profesores no han regresado a la escuela".

De los 196 líderes asesinados en Colombia entre marzo de 2018 y mayo de 2019, y de los 1351 amenazados, muchos casos tienen que ver con la región de Norte de Santander.

“Se presentan con frecuencia estas amenazas y pues ya hay gente que está saliendo para otros países por esta situación de acoso que tienen sobre los líderes sociales", indicó Jorge Solano, defensor de derechos humanos.

Alberto Acevedo, el secretario de Gobierno de Norte de Santander, habló al respecto.

“Mucha población se desplaza hacia este punto buscando ingreso económico, son reclutados  por estos grupos que emergen en la zona”, manifestó.

En ese territorio de trochas con olor a caña y a café, donde los productores aún andan a lomo de mula, mantienen la esperanza de que algún día reine la paz verdadera.

Temas relacionados: 
Ver Comentarios

d