Publicidad

Publicidad

Publicidad

240x30push.png
#EstáEnTusManos Quiero recibir notificaciones con las noticias más importantes de Colombia y el mundo.
Activar
Ahora no

Publicidad

Niños piden que abran escuela en Casanare para no arriesgar más sus vidas por ir a clase

No cuentan con internet ni con dispositivos móviles. Un centro educativo que había cerca de la vereda fue cerrado desde que inició la pandemia del COVID-19.

No cuentan con internet, ni con dispositivos móviles y un centro educativo que había cerca de la vereda en la que viven fue cerrado y era consumido por maleza. Suscríbase [GRATIS] a nuestro canal en YouTube: http://bit.ly/2Jhc3oO. Descargue nuestra aplicación: http://hyperurl.co/appnoticias Síganos en Google: http://bit.ly/2MrIZP3 WhatsApp El Periodista Soy Yo: http://bit.ly/2QD18rw WhatsApp Noticias Caracol Ahora: http://bit.ly/34ed1uQ Síganos en redes sociales: Facebook: https://www.facebook.com/NoticiasCaracol Twitter: https://twitter.com/NoticiasCaracol (@NoticiasCaracol) Instagram: https://www.instagram.com/noticiascaracol/ Nuestros canales en YouTube: Caracol Televisión: http://bit.ly/2CHpld2 Suscribirse Gol Caracol: http://bit.ly/2yAIGcU Suscribirse Shock: http://bit.ly/2CHNKzi Suscribirse Blu Radio: http://bit.ly/2CFF7Fo Suscribirse La Kalle: http://bit.ly/2JkgfEz Suscribirse Caracol Play: http://bit.ly/2SkyjlM Suscribirse El Espectador: http://bit.ly/2D4rkt7 Suscribirse

Niños de los grados primero, segundo, tercero y cuarto, de varias veredas en Nunchía, en el Casanare, arriesgan su vida para asistir a clases.

No tienen internet, no cuentan con dispositivos móviles y la escuela más próxima a su vereda fue cerrada desde que inició la pandemia ; su suerte académica quedó en veremos.

Una de las pequeñas afectadas es Mariana Moreno, quien tiene cinco años y con sus frágiles manos se sujeta del lomo de su caballo para asistir a la escuela.

“A las 5:30 de la mañana ya nos toca a lomo de caballo. Desde la casa gastamos una hora hasta salir a la vía marginal”, cuenta Ramiro Moreno, el presidente de la Junta de Acción Comuna (JAC) de la vereda Tacaré.

Como ella, otra niña de seis años se enfrenta a los peligros de la montaña.

“Yo tengo una niña que me toca una hora de camino, unos caños peligrosos, y transportarlos a otra vereda cuando aquí pueden estudiar en esta escuela”, dice Maricel Chaparro, una madre de familia de Nunchía.

Publicidad

La exposición al riesgo es constante. Ese es el drama de las familias que desde hace más de once años toman la ruta, por un camino agreste, para poder llevar a sus hijos a la escuela.

Ellos le piden al gobierno departamental una pronta solución a esta problemática.

La escuela que queda a pocos metros de su casa fue cerrada en 2013, estaba siendo consumida por la vegetación y una profesora, con la comunidad, decidieron recuperarla.

“Tenemos el número de niños para que nos abran nuestra escuelita nuevamente”, señaló Mariana Aquite, docente voluntaria.

Para Andrés Fabián Medina, un estudiante, la situación es difícil: “Es duro porque no hay recursos como internet, celular, computadores para poder hacer las clases virtuales”.

El gobierno departamental revisa la petición de abrir la antigua escuela.

Publicidad

“Claro que vamos a hacer el análisis, vamos a revisar la situación y los docentes deben ir a donde están los niños”, sostuvo una funcionaria.

Son 23 los niños que reciben refuerzos en varias de las materias que dejaron de ver por causa de la pandemia, eso sí, bajo estrictos protocolos de bioseguridad.

Le puede interesar:

Convierta a Noticias Caracol en su fuente de noticias Convierta a Noticias Caracol en su fuente de noticias

Vea también:

Publicidad

Al continuar la navegación, el usuario autoriza que el portal web, propiedad de Caracol Televisión S.A., haga uso de Cookies de acuerdo con esta Política .
ENTENDIDO