Publicidad

Publicidad

Publicidad

240x30push.png
#EstáEnTusManos Quiero recibir notificaciones con las noticias más importantes de Colombia y el mundo.
Activar
Ahora no

Publicidad

No es tan fácil declarar a Juan Valderrama como enfermo mental, señalan expertos

La vicefiscal, María Paulina Riveros, califica como “argumentos distractores” la defensa del novio de la chilena Ilse Ojeda, hallada muerta.

Según el Código Penal, una persona que en el momento de cometer un delito no tenía la capacidad de comprender la ilicitud, por inmadurez psicológica, trastorno mental, diversidad sociocultural o estados similares, es inimputable, algo que buscaría la defensa del acusado por la muerte de la chilena Ilse Ojeda.

Pero según la psiquiatra Gloria Albornoz, no parece ser el caso de Juan Guillermo Valderrama, quien enamoró, encantó y habría ejecutado un plan contra su víctima. “Los sociópatas son imputables. Es de los muy escasos trastornos mentales donde son imputables”, advierte.

Para el abogado penalista Francisco Bernate, en este caso no se configura una inimputabilidad, pero en cambio sí hay una afrenta contra la justicia y las víctimas. “La persona que no sabe lo que está haciendo, pues no va a cobrar una póliza, ni va a buscar con todo el tiempo quien incinere el cadáver ni va a salir a los medios de comunicación de la comunidad a buscar a esta persona”, concluye.

Varios expertos aseguran que aquí se trataría de una maniobra de la defensa, como ha ocurrido en muchos otros casos de asesinos seriales, feminicidios o crímenes contra menores de edad, en los que la justicia desvirtuó que hubiera trastornos mentales.

Puede ver:

Publicidad

Cuerpo incinerado hallado en Santander es el de Ilse Amory Ojeda: Medicina Legal A cárcel de máxima seguridad en Girón trasladan a presunto asesino de chilena Chilena se refería a su novio como un “hombre malo” en video hallado por Fiscalía

✔️ Síganos en Google Noticias con toda la información de Colombia y el mundo. ✔️ Síganos en Google Noticias con toda la información de Colombia y el mundo.